domingo 22/5/22

Falta un mes para que se celebren elecciones autonómicas en la comunidad autónoma híbrida que aglutina la Región Leonesa triprovincial y seis provincias castellanoviejas. En casi medio siglo, ya es decir, jamás se ha preguntado a los leoneses ni a los castellanoviejos si querían una comunidad autónoma mixta que englobase a ambos pueblos en una comunidad más extensa que Portugal: ni en 1978 cuando se pergeñó la preautonomía de 11 provincias ni en 1983, cuando se aprobó la Ley Orgánica de Autonomía castellano-leonesa de 8 provincias, ni en 1984 cuando el Tribunal Constitucional propició la integración de las provincias díscolas de León y Segovia. Ya sabemos qué partidos forzaron las instituciones para construir el engendro siamés, UCD y PSOE, y también el papel del PP de Aznar, que alcanzó el poder en la Comunidad autónoma con una reivindicación leonesista viva en su partido frenada en seco.

Y conocemos perfectamente cómo se las gastan los ejecutivos castellanoleoneses con las reivindicaciones surgidas en la Región Leonesa triprovincial: invisibilización, etnocidio cultural e identitario, marginación y abandono. La lengua leonesa totalmente desprotegida a pesar de las llamadas de atención de la Unión Europea, la línea férrea de la Ruta de la Plata y La Fuente de San Esteban-La Fregeneda desmanteladas, las relaciones de cooperación con Portugal postergadas, la cultura y la historia de la Región Leonesa castellanizadas y tergiversadas. ¿Les suena una tal Fundación Villalar reconvertida en Fundación Castilla y León?

¿Para cuándo una NUTS-2 de la Región Leonesa? ¿Para cuándo un plan integral de comarcalización que afronte realmente el problema de la despoblación? ¿para cuándo programas de compensación fiscal y ayudas al desarrollo, a la repoblación...? ¿para cuándo un sistema educativo que presente a las futuras generaciones la verdadera historia del Reino de León y después de la Región Leonesa en el conjunto de España?

No se trata de que nos despisten con malabarismos de tahúr y propuestas etéreas, queremos que se nos muestren los resultados de sus políticas, sus decisiones relevantes para la Región Leonesa. Porque la realidad está presente y es incontestable para todo el que quiera verla: desde la Junta se ha postergado constantemente nuestra región triprovincial para favorecer a tres provincias privilegiadas por la misma: el eje Valladolid-Palencia-Burgos, y sobre todo a la primera.

Los ciudadanos de León, Zamora y Salamanca, con su voto, pueden calificar la gestión realizada a lo largo de 44 años desde las instituciones «autonómicas» por ejecutivos centralistas de uno u otro signo. ¿Nos ha beneficiado estar inmersos en un conglomerado de nueve provincias que nos priva de identidad propia y sumerge en una masa castellanizante que prima lo castellano y a la provincia castellana de Valladolid?

Elecciones autonómicas en la submeseta norte
Comentarios