domingo. 05.02.2023

Los incendios que se han sucedido en las últimas semanas ponen de manifiesto la necesidad de que los operativos se adapten a las verdaderas condiciones que presenta el monte. Tras un verano especialmente tranquilo ahora llega un invierno también singular, aunque en este caso por la situación negativa que genera la sequía, que facilita la propagación del fuego en una época que no es habitual.

La respuesta de la Junta pasa por duplicar el operativo que suele estar disponible en esta época del año, un paso reclamado porque los ocho incendios que se han producido en este arranque de año, todos ellos intencionados, han generado daños importantes, como en el caso de Busdongo, donde resultaron dañadas casi cien hectáreas. Con un plan más intensivo en la lucha contra los incendios se podrá facilitar una respuesta más ágil, que es precisamente la clave para poder detenerlos en sus fases iniciales y frenar una propagación que siempre es su mejor aliado.

Enero muy peligroso para los montes
Comentarios