viernes 10.04.2020

Enfermería formada

Como presidente de una sociedad científica enfermera de ámbito nacional, con sede en León, me dirijo a los colegios profesionales del sector de la salud, a los sindicatos, a las sociedades científicas, a los equipos de gestión de enfermería, a los partidos políticos, a los alcaldes de Castilla y León, que representan a la ciudadanía en general, y a los medios de comunicación, para que se sumen a esta solicitud de ¡respeto! a la salud de la población y respeto a los profesionales del sector. El Sistema Nacional de Salud necesita una reforma integral, diseñada, planificada, estructurada, negociada y explicada, no una improvisación. Necesita de un todo, no un cachito.

Sorprendente el artículo Sacyl delega en los vecinos de los pueblos el cuidado de enfermos en casos urgentes, firmado el 11 de febrero por Pilar Infiesta en el Diario de León.

En el medio año largo de legislatura para la Consejería de Sanidad de Castilla y León la reforma del sistema de salud simplemente pasa por potenciar la atención primaria. ¿Cómo? Ya quisieran saberlo y para que nadie diga que no tienen ni idea se han molestado en ofrecer diversas ideas «peregrinas» y proyectos «descabalados» que obviamente no son parte de un todo, como el que presentan en este artículo y que denominan «Soporte Vital Social», donde la ciudadanía convertida en «voluntariado» por la virtud de un cursillo y mucha voluntad, sustituye al profesional de la salud. Y dicen que están copiando el «Modelo Nórdico» con el lema de Cuídese usted mismo y al vecino. Para otras cosas importamos el modelo venezolano, cubano, escocés o iraní. Y creíamos que España era un país civilizado.

Aunque pueda parecer una opereta cómica, es para llorar. Si no hay profesionales médicos ni enfermeras en búsqueda de empleo, alguien deberá encargarse de que nuestras universidades produzcan, como si de hospitales chinos se tratase, el numero necesario y suficiente de Profesionales Asistenciales para atender las necesidades en materia de salud de nuestra población.

Si no tienen, ni quieren gastar dinero en la contratación de los médicos y enfermeras necesarios para que el Sistema Nacional de Salud siga siéndolo, en lugar de convertirse en una ONG (voluntariado), díganlo claramente, sean honestos con la ciudadanía. Este tipo de propuestas, envueltas en una especie de falso buenismo y condescendencia con la ancianidad, no solo ofende a las personas mayores, que somos la mayoría, sino también a los profesionales, y por la parte que me corresponde ofende a las enfermeras.

Si en los años veinte, del siglo XXI, retroceden 80 años, al momento en que mi madre, que en gloria esté, ama de casa, ponía las inyecciones a los vecinos del edificio y del barrio, por falta de asistencia profesional, poca diferencia hay con lo que se propone en este maravilloso «modelo nórdico» de nuestra excelsa consejería de sanidad.

O estamos haciendo el ridículo invirtiendo de 4 a 6 años en formar una enfermera y de 6 a 10 años en formar un médico, cuando cualquier ciudadano voluntarioso puede sustituirnos, o necesitamos una nueva Consejería de Sanidad y vaciar el Palacio del Paseo de Zorrilla. Mejor estarían atendiendo urgencias sus inquilinos.

«Soporte Vital Social», una gran idea para celebrar el Año Internacional de la Enfermería, por cierto, dirigida en Castilla y León por un director técnico de Atención Integral de Urgencias y de Cuidados, médico de profesión.

En el paseo de Zorrilla (véase Consejería de Sanidad) Alguien no ha traducido bien al director general de la OMS cuando insta a las enfermeras a asumir puestos de gestión tanto el sector de la salud, como el la estructura social, y una vez más en su estructura las enfermeras del sistema de Salud de Castilla y León son dirigidas por un médico, sin demérito de su profesión, a la que debería dedicarse, en calidad de director técnico de Cuidados, o como vulgarmente denominábamos anteriormente subdirector general.

Personalmente trabajo para que algún día una enfermera sea presidenta del Gobierno de España (ya nos han demostrado que cualquiera puede serlo), mientras tanto… ¡Por favor no sigan torturándonos con nuevas ocurrencias, para eso ya tenemos el club de la comedia!

Enfermería formada
Comentarios