jueves 19/5/22

No tenemos remedio. Será por fas o por nefas, el caso es que no tenemos remedio.

Este caballerete apellidado Garzón y ejerciendo de Ministro del Gobierno de España, es un auténtico desastre en el desarrollo de su trabajo. Es difícil encontrar un personaje tan corto, tan torpe y, a la vez tan cabeza cuadrada que no se apea de sus argumentos, ni aunque se le amenace.

Hace unas fechas, le ha hecho una entrevista el periódico inglés.The Guardian, (cuando se había visto en otra este caballerete?) Y entonces, él solito decidió que iba a salirse del tiesto. Esta es la mía, debió pensar; se van a enterar los ingleses y de paso mis compatriotas, lo que yo entiendo y lo listo que soy para dar consejos sobre calidades gastronómicas.

Entonces, ya digo, él solito, se sube al púlpito comienza diciendo que su país, España, envía a Inglaterra carne en mal estado proveniente de animales maltratados. El periodista que hacía la entrevista está todavía intentando recuperar el color normal de su rostro, (el del periodista, no el de este caballerete), después de escuchar las declaraciones des este caballerete que es Ministro de España.

¿Sería bueno hacer una consulta profesional a Iker Jimenez interesándonos en el por qué de ese tipo de declaraciones que siempre dejan en mal lugar a España?

¿Cómo es posible que un ministro no se dé cuenta del ridículo tan espantoso que es capaz de provocar y él está como si nada?

Pero resulta que, una vez las declaraciones en la calle, ahora viene lo peor.

¿Dónde está el presidente del Gobierno que no cesa fulminantemente a este ser que va por el mundo dejando una huella que produce vergüenza ajena? Pues ni está ni estará. Con toda seguridad aunque no me ha llegado aún la opinión del Presidente sobre el caso, con toda seguridad, «será un buen trabajo que ha hecho el ministro por España».

Todos recordamos cuando el presidente, como respuesta a la, ya antigua, declaración del mismo ministro que recomendaba encarecidamente no comer carne, ya que no era buena para la salud, espetó, «en condiciones normales un buen chuletón al punto es imbatible».

Consecuencia de ambas declaraciones del caballerete que nos ocupa; los hosteleros, ganaderos, agricultores, restauradores, etc, etc, están que echan las muelas con toda la razón. ¿Es esa forma de ayudar a esos trabajadores que no paran ni un momento para intentar aliviar la situación por la que están atravesando y que no reciben ayuda alguna. Porque el del chuletón al punto imbatible tiene la sartén por el mango y el mago también. El sí puede pero no se atreve. Es que el ministro en cuestión está a la izquierda de la izquierda y si se rompe con él, se rompe la baraja.

Éramos pocos y parió Garzón
Comentarios