domingo 16/5/21
TRIBUNA

Estabilidad del profesorado, asignatura pendiente

Un año más se constata la pérdida de profesorado en plantilla fija de los Centros Educativos de la provincia de León. En la Enseñanza Secundaria el cómputo asciende a diez profesores menos, puede sonar a poco, pero estamos hablando de funcionarios de carrera y de una sangría que se repite año tras año, a la que hay que sumar la disminución en el número de los contratos de interinidad y el aumento de la precariedad de los mismos.

La despoblación es un hecho decisivo en esta evolución que nos lleva a la pérdida de plantilla fija, es decir con destino definitivo en los centros, y que llevamos tiempo denunciando. Pero existen otros factores igualmente importantes y que dependen exclusivamente de la Consejería de Educación. El blindaje al que se somete la Administración para no crear determinadas vacantes, en funcionamiento desde hace años y ocupadas por profesorado sin destino definitivo, es férreo e infranqueable. Y sus consecuencias innegables;

No se crean vacantes de muchas especialidades en funcionamiento porque actualmente se imparten en inglés y estas horas no computan ya que no siempre son impartidas en la misma especialidad.

No se crean vacantes porque se imparten asignaturas optativas de obligada oferta que sin embargo tampoco computan.

No se crean vacantes en centros rurales porque el número de alumnos que asisten a clase no llega al número mínimo que establece la normativa, también impuesta.

No se crean vacantes en algunas especialidades de FP en centros de León porque tampoco no se sabe cómo va evolucionar la demanda de dicho ciclo, aunque de hecho lleven impartiéndose años.

Por último, no se crean vacantes porque las leyes cambian. Desde luego, en eso llevan mucha razón, prueba de ello es la denostada y actualmente en vigor (en absoluto paralizada) Lomce, la anterior LOE y la bien intencionada Logse, conocida especialmente porque «nació muerta». En nombre de estos cambios y como consecuencia inmediata, las necesidades de profesorado también cambian, y por tanto es mejor esperar….. Esperar ¿a qué? ¿a una nueva ley?, ¿hasta cuándo?

De seguir con estos criterios, con este proteccionismo, con esta falta de estabilidad en el empleo público, las plantillas de los centros, particularmente en los Institutos de Enseñanza Secundaria, y en el medio rural especialmente, se volverán muy inestables, con un número cada vez más reducido de profesores con destino definitivo. La optatividad se verá seriamente reducida y el bilingüismo se transformará, si no lo ha hecho ya, en una patata caliente pasando de especialidad en especialidad, o lo que es peor, en horas sueltas que alguien asumirá en un nombramiento interino de unas pocas horas, en cualquier extremo de esta comunidad autónoma, teniendo que asumir la terrible paradoja de tener que pagar para trabajar debido al coste que aceptar tal vacante supone.

La Formación Profesional tiene una gran responsabilidad en una sociedad que demanda profesionales altamente cualificados, en actividades cada vez más especializadas y eso, a su vez, exige un profesorado comprometido e implicado, algo que se consigue también dando estabilidad a los responsables de dichas enseñanzas, como los propios centros demandan.

La Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León debe cambiar sus políticas de gestión del funcionariado docente. Debería permitir la fijación de plantillas mediante la creación de las mismas para ser asumidas por profesorado con destino definitivo de modo que: den estabilidad a la oferta educativa, particularmente en el medio rural de una provincia como la nuestra, y permita cubrir la optatividad como derecho del alumnado en las etapas de Secundaria y Bachillerato. La consejería debe también determinar un modelo negociado para las enseñanzas bilingües donde se tengan en cuenta las demandas de los centros a través de sus claustros. En definitiva, la Educación, uno de los pilares de la sociedad, ya no debe ser moneda de cambio en tiempos de crisis, no debe ser objeto de más restricciones porque ya las ha sufrido bastante.

Ya es tiempo de cambio. Es tiempo de recuperación, de reconocimiento, tiempo de pensar en un futuro mejor. Solo la Educación es garantía de ello, sea tratada como tal.

Estabilidad del profesorado, asignatura pendiente
Comentarios