jueves 27.02.2020

Tribuna | Forma de la inteligencia emocional

Através del psicólogo Daniel Goleman, importante científico, así como mi gran maestro en el estudio de la Inteligencia Emocional,me quiero adentrar a través del presente artículo, en un concepto tan interesante, innovador y actual en nuestro tiempo; queriendo resumir la gran importancia que ha velado, la propia Inteligencia, pero más aún, la Emocional, sin tener nada que deber a la inteligencia acostumbrada. En 1955 publicó su primer libro titulado La Inteligencia Emocional y ha sido a partir del 2016,que añadió con plena dedicación, lo expuesto en el titular del artículo (Nuevos descubrimientos). Ya dicho, he sido y soy un adepto a este gran científico y por ello, quiero hacer mío, o analizar y resumir sus nuevos conocimientos. (Obviamente me he tomado mi tiempo en la lectura de este gran psicólogo y comunicador y no solo en lo referente a sus nuevos descubrimientos/escritos, así mismo ya dicho en una de sus primeras publicaciones El punto Ciego 1999).

Sigmund Freud fue el primero en proponer una visión actual, en relación al funcionamiento de la mente, y en su libro sobre La Interpretación de los Sueños (I-II) describió como la mente gestiona la información, en un proceso resumido, por el trueque entre la ansiedad y la atención; pero analizando la mente, no se limita a transmitir la información que discurre por ella, sino que también la transforma. D. Goleman, nos indica claramente que nada tiene que ver con el C.I. (Coeficiente Intelectual), con el éxito laboral y esto que parece tan obvio, ¿a qué se debe? Según Baron, Damasio y demás colaboradores, dieron con varias zonas cerebrales determinantes para las competencias de la inteligencia emocional; y así concluyeron que la dicha, reside en áreas del cerebro distintas a las del C.I. (coeficiente de inteligencia), con lo cual existen centros cerebrales específicos que gobiernan la I.E. («El cerebro pensante»).

Veamos; estar de mal humor o con un humor pesimista, tiene su lado positivo, entre otras muchas cosas, ya que demuestra una mayor capacidad de prestar atención al detalle. (Es curioso que yo como aprendiz de este medio, he prestado mucha atención al lenguaje no verbal y lo he entendido como una capacidad mayor indicativa de la parte interna y explicativa por delante del propio lenguaje verbal), curioso y cierto, ya que me ha dado el sentido a entender a mis semejantes, antes de entablar cualquier tipo de conversación, me he sentido con una ventaja aunque mínima, pero pionero al comienzo del diálogo.

Evidente así mismo como indica o indican los talentos de la Neurociencia. Establezco un Ej: pudiera ser, antes de leer un contrato (letra pequeña incluida), seriedad total; que el mal humor nos denota escepticismo y pasamos de las opiniones de los expertos, sacando conclusiones propias, pero al fin equivocadas; es decir a nivel cognitivo, somos como he apuntado, más pesimistas y dejamos los razonamientos al margen de lo que queremos oír o lo que nos dicen ¿positivo? Tan solo bastaría un sujeto que nos indicara todo lo contrario, para entrar en una vorágine de inquietud, y es aquí donde necesitamos solo un factor para mejorar nuestro estado cerebral «pesimista»: la creatividad; obviamente en el momento indicado y en el Ej, expuesto, está bloqueada.

El hemisferio izquierdo de nuestro cerebro presenta siempre, y en casos muy parecidos, menos conexiones con el conjunto cerebral, por tanto es de tener en cuenta el hemisferio derecho, creativo y que accede al ej. dicho. (ambas partes participan, pero en cuanto a la I.E. y es bien sabido, que el izquierdo, queda supeditado al hemisferio dcho.). Bien, llegados a la instrucción en cuanto a la I.E., tenemos un apunte en doble sentido, ya que la misión es el conocimiento en cuanto a conocer el funcionamiento cerebral en cuanto a las conexiones más largas, hemisferio dch., como inspiración creativa y el nuevo circuito de conectividad, sera tal para cual. En el neocortex Dcho., se interpretan las metáforas, chistes...y permite comprender el lenguaje del inconsciente. (Freud lo denominó, el proceso primario), lenguaje de los poemas, arte, mitos y por supuesto la lógica de los sueños. Tenemos por tanto todos, que en la proporción de los 2/4 izquierdos, en cuanto a la I.E., siempre harán referencia a la propia relación personal, es decir, autodominio y autogestión, y son básicos en cuanto a ellos.

Más o menos, toda la explicación del presente artículo, me indica, nos indica, que la I.E. tan sana y necesaria, es así mismo más rara de lo que se piensa, pero he tenido ese pragmatismo, al analizar que mientras los humanos pensamos, podemos al respecto anular el destino inconmensurable, sí, sí, el destino, dada lo articulado en I.E. y por supuesto superior a la Inteligencia con su C.I. (coeficiente intelectual); y es la simulación de la virtud, por encima de la propia reproducción de la inteligencia. El tiempo es nada y como tal debemos todos tomarlo y forjarnos en nuestros propios actos e intentar un cambio drástico de la sociedad actual, tan necesario. ¡Menuda utopía!

Tribuna | Forma de la inteligencia emocional
Comentarios