miércoles 8/12/21

Las balas de basura comenzaron a amontonarse en la finca El Busto de Santa María del Páramo allá por el año 2001. Entonces se dijo que el vertedero, ahora ya macorvertedero, era provisional y que desaparecía en cuanto se construyera el Centro de Tratamientos de Residuos (CTR) de San Román.

Hoy, ocho años después de la construcción del CTR, se finalizó en el 2004, la basura sigue amontonada en balas en Santa María del Páramo y Gersul aún no es capaz ni siquiera de anunciar una fecha para su desparición.

En sus presupuestos de este año reservó 9 millones de euros para el soterramiento de las mismas, algo que ya entonces se anunció comenzaría a llevarse a cabo en septiembre de este mismo año. Septiembre ya está ahí y ni rastro de cuándo va a comenzar el enterramiento de la basura.

Es más, ahora se dice que falta el impacto ambiental que, en el mejor de los casos, estará para finales de año. La realidad es que las balas, que llegaron a Santa María hace ya 11 años ahí siguen y nadie desde Gersul sabe cuándo podrán eliminarse.

Ferral del Bernesga ya vio cómo su macrovertedero desapareció hace más de dos años y, por eso, es aún menos comprensible la tardanza en el caso de la capital del páramo.

Es hora ya de que Gersul ponga fin al macorvertedero de balas de basura de Santa María del Páramo, porque una provisionalidad de más de 11 años no tiene justificación alguna y, sobre todo, por higiene.

Gersul debe poner fin ya al macrovertedero
Comentarios