viernes 15/1/21

El Gobierno ordeña la vaca Ibex

Alos pregoneros de la izquierda les encanta calificar a las grandes empresas como verdaderas vampiras de la riqueza pública. Para ellos, la búsqueda de beneficio es un delito de leso capitalismo, una perversión de avariciosos oligarcas.

Lo que predican a cambio es la empresa pública que no necesita beneficios pues solo busca servir al ciudadanía. Lo que pasa es que las públicas en lugar de beneficios tienen corrupción y despilfarro así que acaba por sobrevivir de los presupuestos, o sea, de los impuestos de los paganos.

Con esta miopía de principios, al Gobierno no duda en ordeñar a las sociedades del Ibex con toda clase de gravámenes justificados en sus supuestos beneficios abusivos. A la vez que las obliga a arrodillarse con el chocolate del reparto de los fondos de Europa. En España hoy tenemos el Impuesto de Sociedades entre los mas altos de Europa.

El resultado es patético. Los suministradores de fondos para esas empresas, que en su mayoría son forasteros, no se tragan el camelo y crucifican a las cotizadas del Ibex sin piedad, previendo su arruinamiento.

Si los economistas de la izquierda siguen creyendo que el Estado se basta para sostener la economía es que no vieron lo que pasó en sus modelos de la Europa del Este

No hay mas que echar un vistazo a la lista y compararlo con sus homólogos para deducir las consecuencias. Mientras los índices de los USA están en máximos históricos, y otro tanto los chinos y japoneses y coreanos y los alemanes ya superan las alturas de antes del covid, los españoles se arrastran por los alcantarillas. Ahí tenemos al Ibex que llego a cotizar a 15.500 puntos en 2007 y hoy anda por 8000. Casi un 50 por ciento por debajo.

Esto no es un capricho de los mercados, como dicen los ideólogos de la seudoeconomía de izquierda, sino el exponente de la situación de fondo. La economía de España no genera la confianza de antaño y por ello se secan las entradas de fondos para que las empresas puedan prosperar.

Veamos a los famosos blue chips, la crema del Ibex, cotizados hoy día en mínimos históricos, o sea, a precio de derribo. El Banco Santander llegó a cotizar a 15 euros por acción y hoy vale 2.5 euros. Teléfonica valió 35 euros, hoy vale 3 euros. En Repsol se pagaron 30 euros por acción, hoy solo 8. Solo Iberdrola se salva de la quema debido a su política pro renovables. Del resto de bancos y constructoras y energéticas vale decir otro tanto.

Pues bien, ante esta situación de emergencia. a los chupasangres del Gobierno solo se les ocurre que apretar más todavía las cuentas de las grandes. Deben de pensar que son vacas sagradas, o sea, indestructibles y se las puede expoliar a degüello. Lo más probable es que acaben en manos de extranjeros a precio de regalo, como ocurrió con los Altos Hornos. O se arruinen del todo y haya que salvarlas con dinero del Presupuesto del Estado para hacerlas otra vez públicas y mangonearlas a gusto, que es lo que buscan en el fondo.

A Telefónica la van a exprimir una vez más con la subasta de licencias para la 5G. A Repsol, y al resto de energéticas, la abrasan con el nuevo Fondo para financiar las renovables. A los bancos les obligan a comprar la Deuda del Estado que gasta el Gobierno sin escrúpulos, una deuda que ya nadie compra en el mercado libre.

Esta política de sangrar las empresas es el pan de hoy y el hambre de mañana. Si los economistas de la izquierda siguen creyendo que el Estado se basta para sostener la economía es que no vieron lo que pasó en sus modelos de la Europa del Este.

Debe ser que en lugar de viajar a sus paraísos seudosocialistas para enterarse de lo que está pasando solamente lo hacen para disfrutar de sus playas, sus mojitos y sus jineteras.

El Gobierno ordeña la vaca Ibex
Comentarios