jueves. 08.12.2022

¿CUÁL es la causa de los grandes problemas que padecemos? Evidentemente, el egoísmo que padecen los que tienen el poder político y económico. Se presentan como poderes separados, pero los actores comen juntos y se reúnen para defender lo mismo: su dinero y su poder. Todas las grandes religiones del mundo, nos hablan de la importancia de la compasión y del perdón. Por ello, creo que tienen el deber de dar ejemplo y trabajar a favor de la mejora de los valores de todos los nacidos, para tener sociedades pacíficas y con un concepto de lo justo y de la igualdad. Y no lo hacen. Los gobernantes hacen, mas o menos, igual, prometen el bien y hacen lo contrario. Por ejemplo, Hillary Clinton, próxima Secretaria de Estado del nuevo Gobierno de EEUU, dice que quiere hacer una «diplomacia inteligente» para tener más aliados. O sea, más países sometidos. Y empieza amenazando y dando a entender que los países que no son aliados, son enemigos. Y a esos, ya les ha advertido que no le temblará la mano si tiene que usar la fuerza. ¿Qué clase de diplomacia es esa?. El camino es la razón, no la guerra. Ahí tenemos a los judíos haciendo cosas que no se pueden hacer. No han cumplido ninguna resolución de Naciones Unidas. EE.UU. ha contaminado el mundo, no sólo nos ha metido en una crisis económica global, sino que es el promotor de la crisis de valores. Por supuesto con la complicidad de los mediocres que tenemos en la CE.

Ahora nos angustian con la crisis económica. Pero los que deben y pueden hacerlo, no nos hablan del concepto de los valores morales y éticos. La crisis económica es una consecuencia del egoísmo y del cinismo con que juegan los actores que tienen el poder. Si los ciudadanos pensásemos y fuésemos un poco más inteligentes veríamos que vivimos sobre la mentira, no sobre la verdad. La pasividad, que tenemos la mayoría de los ciudadanos ante los abusos del poder de unos pocos, es la otra causa de los grandes problemas. Estamos esperando a Obama, como si fuese el nuevo Mesías. Pero veremos lo que quiere hacer y lo que puede hacer. Hace unos días, Sarkozy, en presencia de Merkel y Blair, les dijo: «no hay ningún país, tampoco EE.UU. que pueda decir lo que hay que hacer, cómo hay que actuar». La solución de los grandes problemas del mundo, pasa por poner a EE.UU. en su sitio. Buenas relaciones, sí. Pero relaciones simétricas. De tú a tú. EE.UU. es un país rico, pero sin el poder que le dan los aliados, pinta poco. El Rey nos pidió, en el mensaje de Navidad, que teníamos que tirar del carro todos para salir de la crisis. Pero observo, que ni los jueces, responsables de los atascos de la justicia, ni el PP le han hecho caso, porque lo que hacen no es tirar del carro, sino poner

palos en las ruedas.

Grandes problemas
Comentarios