miércoles 14/4/21

¿Hablamos del rapero Hasél?

¿De dónde ha salido este cafre que lo mismo se mete con la Familia Real que se fuma un puro?

Decíamos al comienzo de esta pandemia que estamos sufriendo, que íbamos a ver y a vivir muchas cosas y no siempre buenas y, el tiempo nos está dando la razón. De repente, ha aparecido este ser que, como por arte de magia, ha encendido las redes sociales y ha puesto en solfa los protocolos de convivencia que teníamos hasta ahora.

Llama mucho la atención, la amplia red de seguidores que, especialmente en la región catalana pero no solo ahí, se han declarado molestos por la detención de este tipejo. Han declarado zafarrancho de combate y les da lo mismo ocho que ochenta. El caso es joder a la ciudad donde viven y dejar claro que la calle es de ellos.

Y no solo para protestar por el encarcelamiento del rapero. Además se han dedicado al deporte del saqueo y han decidido no dejar títere con cabeza. ¡Oye qué valientes!

Y me pregunto, ¿los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, aceptan el ridículo al que esa jauría de jóvenes y no tan jóvenes les están sometiendo sin que ellos, los antidisturbios, hagan nada más que de lo que se ve en televisión, o cuentan los periodistas destacados allí, y al final del día, (de la noche), resulta que hay más heridos en los policías que en la turba defensora del rapero?

¿Donde está Marlaska con esa guerra campal que, veremos cómo y dónde termina?

¿Pero que defensa del orden es esa que parece que trata a los cafres, como si fueran señoritas de un internado? Se dice muy pronto que han sido siete días, (siete noches) de desbarajuste y destrozos que ellos, los malos, arrasan por donde pasan y no tienen intención de parar a juzgar por la vehemencia y la sinrazón con que atacan a los policías. Cinco días de esas situación es toda una eternidad. Pero, ya digo, aquí, como si nada.

¿Donde está el ministro Marlaska mientras sucede esa guerra campal que, veremos cómo y dónde termina?

¿Estará acercando presos vascos a cárceles vascas para que estén más cómodos y duerman mejor por las noches? Puede. El tema es que se nota que los policías que deben parar las actuaciones de los cafres y los destrozos que causan, no tienen unas directrices firmes de no aceptar que esos bestias, destrocen ciudades tan emblemáticas como Barcelona, Lérida o Pamplona. Por ahora.

Si el ciudadano normal vive y se percata de la barbaridad que se está cometiendo, ¿no van a ser capaces los gobernantes de verlo igualmente? Imposible que no lo vean y lo sufran. Pero tienen miedo. Es una opinión. Temen levantar demasiado la mano, no sea que se enfaden otros miembros del gobierno y volvamos a las disputas del gobierno con el gobierno.

¿Será esto anomalía democrática? ¿Quién se va a atrever a plantar cara al gobierno y mirándole a los ojos proclamar de una vez por todas que lo que está pasando en España con motivo del rapero es un ridículo el que ya se están riendo los demás países?

No llevamos buen camino, a pesar de que cada declaración de los Ábalos, Los Iglesias, los Montero o los Marlaska y los, los, los, nos quieran convencer que vivimos poco menos que en el país de las maravillas. Ja, Ja, Ja.

Ahora que, parece, que los contagios e incluso los fallecimientos están, por fin, a la baja sería un buen momento para que el gobierno, unido, fuera poniendo manos a la obra, para que nunca más un rapero o gente de esa calaña ponga en vilo a toda una sociedad que no hace más que cumplir los protocolos, en general, y no estamos llegando a ningún lugar.

Va a tener razón la presidenta Ayuso cuando dijo que el rapero no tiene ningún arte (para colmo) y que cualquiera de nosotros con un cubata tendríamos más arte que él. Así es ella. Sin pelos en la lengua.

¿Hablamos del rapero Hasél?
Comentarios