domingo. 03.07.2022

El comercio siempre ha sido para España un sector estratégico, pese a que desgraciadamente no siempre haya gozado de dicho reconocimiento, al menos desde un punto de vista «formal», ya que tanto social como económicamente es innegable su influencia en todos los ámbitos de nuestra sociedad, situándose como uno de los pilares de nuestro país.

Si atendemos a las grandes cifras económicas, la influencia del comercio en la economía es más que relevante, como lo demuestran diversos estudios, como los realizados por el Servicio de Estudios de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), cifrando su impacto en un 13% de la economía nacional y un 17% del empleo, lo que consolida al sector comercial como un referente tanto por su peso en nuestra estructura productiva, como su liderazgo en la creación de empleo, situándose como sector más empleador a nivel nacional.

Pero más allá de lo que dicen los números, lo cierto es que el sector comercio y la distribución comercial han contribuido a lo largo de estos años, al progreso, bienestar y salud de los españoles, mostrando además su fortaleza en las circunstancias más adversas, garantizando un abastecimiento eficiente y eficaz de bienes imprescindibles al conjunto de la ciudadanía. Las muy difíciles circunstancias por las que todos hemos atravesado en los últimos dos años (y que aún parecen no tener fecha de caducidad) han servido para poner de manifiesto la competitividad y resiliencia de la distribución comercial. ¿Alguien puede imaginarse cual hubiera sido la situación si además hubieran escaseado los alimentos y productos de primera necesidad? Afortunadamente, esto no se ha producido gracias al esfuerzo y diligencia de la distribución comercial (sin olvidar al resto de la cadena alimentaria) que ha sido capaz de cumplir su misión incluso en condiciones de extrema exigencia.

Este gran desempeño del comercio se convierte en aun más extraordinario si tenemos en cuenta que el sector se halla inmerso en una radical transformación para adaptarse a los nuevos cánones digitales que exigen el mercado y los consumidores, y que todo ello es capaz de llevarlo a cabo desde un máximo compromiso social y con una apuesta decidida por la sostenibilidad medioambiental.

Este carácter estratégico del comercio es muy frecuentemente olvidado por la sociedad. Posiblemente sea esta una circunstancia que sufren muchas actividades vitales pero cotidianas

Paradójicamente, este carácter estratégico del comercio es muy frecuentemente olvidado por la sociedad. Posiblemente sea esta una circunstancia que sufren muchas actividades vitales pero cotidianas: nos va la vida en ellas, pero el disfrute diario de las mismas nos hace olvidar la importancia que tienen en nuestras vidas.

Precisamente reivindicar el comercio como sector estratégico fue una de las grandes motivaciones de Antonio Garamendi, presidente de CEOE, para crear, al principio de su mandato, la Comisión de Competitividad, Comercio y Consumo, la C4, hace ya casi cuatro años.

Ésta Comisión, compuesta por más de 200 miembros, de entre las principales asociaciones de comercio de nuestro país (ANGED, CEC, ASEDAS y ACES), organizaciones territoriales de toda España, asociaciones de sectores afines y un importante número de empresas de referencia, pretende, no sólo reivindicar nuestro carácter estratégico sino trabajar para tener una voz unificada del comercio en sus intereses transversales, tratando de contribuir a mejorar la calidad institucional (dónde englobamos la tan ansiada simplificación administrativa) en un sector sometido a una enorme presión normativa y fiscal, que golpea directamente a su competitividad, y, en consecuencia, a su capacidad de invertir y de crear empleo.

Como consecuencia de ello, también en Castilla y León, con el impulso y aliento del Presidente de CEOE Castilla y León, Santiago Aparicio, y el trabajo, implicación y generosidad de organizaciones territoriales y empresas del sector hemos constituido la Comisión de Comercio en el seno de la patronal, teniendo como modelo la C4 nacional pero adaptando esos objetivos comunes en beneficio de nuestro comercio regional.

Así, en 2021 se decidió organizar unas jornadas que nos permitiesen reunir anualmente a nivel nacional al comercio y a los actores relevantes para el mismo, con el objetivo de intercambiar información, tejer alianzas institucionales y seguir, siempre, reivindicando nuestro carácter esencial.

Esa primera Jornada, realizada en Sevilla el pasado año, tendrá su continuación este año en Valladolid, donde el Auditorio Miguel Delibes, albergará el II Encuentro Comercio C4-CEOE el próximo 31 de mayo, en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, con la asistencia de representantes de toda España de asociaciones, instituciones y empresas del comercio y de su cadena de valor.

Este Encuentro, organizado por CEOE y CEOE Castilla y León, tendrá entre sus ponentes a figuras de la talla del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; el presidente de CEOE, Antonio Garamendi; el presidente de CEOE Castilla y León, Santiago Aparicio; el CEO de DIA España, Ricardo Álvarez; el empresario y exministro Josep Piqué; el alcalde de Valladolid, Óscar Puente; el consejero de Industria, Comercio y Empleo, Mariano Veganzones; y la delegada del Gobierno, Virginia Barcones; entre otros.

Sirva pues esta tribuna para abrirle las puertas a este II Encuentro a todos los castellanos y leoneses. Si así lo deciden será un honor compartir con ustedes ese día, desde el total convencimiento de que el comercio es patrimonio de toda la Sociedad y juntos conseguiremos hacerlo mejor.

II Encuentro Comercio C4 CEOE: Castilla y León 2022
Comentarios