sábado 28/5/22

Los electores leoneses con nuestro voto autonómico, no todo lo contundente que debió haber sido, hicimos que la formación leonesista ampliara significativamente el número de procuradores en las Cortes de Castilla y León. Si bien al quedarnos con el porcentaje  de votos menor al exigido por las normas que otros habían establecido para formar grupos parlamentarios, no conseguimos voz única que conllevara más posibilidades de tiempo de intervención, y otras cosas.

Entre estas últimas está, al parecer, lo económico, que tiene relevante importancia, por cuanto ayuda al grupo a mantenerse con más servicios, in situ; facilita aislamiento ocasional para desarrollar estudios y preparación de intervenciones; vamos, una oficina con dotación de personal… y proyección.

Coyunturalmente, Luis Mariano Santos, sostuvo con Soria Ya! conversaciones para en complicidad componer un grupo político en las Cortes. El haber conseguido un número igual de procuradores parecía facilitar las cosas. La suma de escaños les ponía en disposición de conseguirlo, no sin un cierto punto de de duda, por novedoso e interpretativo.

El «agrupamiento grupal», permítaseme esta redundancia que conlleva cierta pretensión por destacar lo obvio, entraba en el convencimiento favorable de ambas formaciones, y hasta donde me he podido enterar de primera mano, fueron siempre amistosas, sin contraprestaciones o privilegios buscados, conscientes de la dual conveniencia. Se mueve bien Santos en estas lides.

Hubieron de acudir ante la Mesa de las Cortes para negociar ese derecho, a la que, curiosamente, de cara a su conformación habían votado en blanco, y desde allí conseguir la condición de grupo parlamentario. Se logró tal como ha sido anunciado y por lo tanto es sabido. Acuerdo que adjetivé de interesante y quizá sea mejor de interesado, por ambas partes.

Más allá de lo antedicho como beneficioso para las representaciones de sorianos y leoneses en el propio ente autonómico, no he buscado una motivación de concomitancia histórica, pues no la hay,  tampoco la considero necesaria para que se muevan en esta  Comunidad, para la que, unilateralmente, cada grupo, tienen suficiente número de quejas y  dolorosas desatenciones; bastantes para impulsar a alguna persona a acceder a la política, en predispuesta agrupación, como Soria Ya!, y la ley electoral permite. 

Las tres personas sorianas que consiguieron escaño, surgen de una plataforma ciudadana, defensora  y reivindicativa, cuyos componentes no mantienen  una común ideología política, les mueve el sentirse «olvidados por las instituciones».  Tal parece que pretenden tomar un rumbo parecido a Teruel Existe. Tratar de conseguir desde un particular «quién es quién», un mejor bienestar social. Ya que es en política donde se mueven las cosas, ahí están, y ¡con éxito! 

En UPL tampoco hay unidad ideológica, sí un sentimiento común, un congruente llamado leonesismo, impulsor magistral para defender lo leonés en el ente autonómico, y con un motivo  de gran enjundia, su principal razón de ser, la segregación de los leoneses a fin de constituirse en Comunidad constitucional, propia y diferenciada.

La Comunidad que nos aprisiona nos está resultando nefasta. Sus dirigentes políticos se han propuesto, ab initio, anularnos como leoneses, y persisten, al punto que no faltan quienes  lo equiparan culturalmente a un daño etnocida, incluso con el manejo caprichoso de nuestra historia.

  Y en un claro ítem más, de condición socioeconómica, coincidimos en desatenciones presupuestarias, y otras, con los sorianos,  en los respectivos ámbitos provinciales. Por supuesto bien orquestado todo desde el centro del poder centralista autonómico en Valladolid. 

Espero que algún día Soria Ya!,  si quiere comprendernos a los leoneses en el justo intento de salirnos del ente, motu proprio nos ayude, o al menos no se implique en la «frenada» que contrapongan los autonomistas dirigentes comunitarios. Hay que ir ganando en comprensión.

Es pues un buen comienzo, ganar espacio y tiempo, que puede tener su especial repercusión en la legislatura  para UPL, que sí tiene armazón de partido, desde la presidencia, hasta la militancia, pasando por la Secretaria General y el Comité Ejecutivo como impulsores dinámicos y de Gobierno. Mas, no es partido al uso, sino una formación política cuyos cargos son elegidos por los militantes en programados congresos,  y se manejan los pertinentes estatutos. 

Por cierto, respecto al último congreso celebrado, muchos de los que seguimos sus avatares con atención y cariño, conocíamos los nombres del aclamado secretario general, Luis Mariano Santos y del presidente Carlos Javier Salgado. Confieso que ya esperaba escuchar nombres que se fueran añadiendo a las tareas ejecutivas y de organización. Cuando esto estaba escribiendo salta una noticia, señalando dos personas y dos campos de acción. Enrique Valdeón, como responsable de Infraestructuras. Y de Educación, Seila Fernández. Quienes, con Teresa Fernández, ya en tareas concejiles legionenses, que desde fechas atrás ha asumido la Secretaría de la Mujer, empiezan a dar vida aparente al rol que esperábamos.

Sin dudar de la importancia de los compromisos que con ellos se cubren, laborando por el presente, pero como cimentación para el futuro regional leonés, sería muy interesante que la formación hablara al pueblo de su presencia política, actual, de futuro y de compromisos. Y de modo muy especial del campo de acción estratégico autonómico. No se pretender que hagan públicas supuestas «hojas de ruta», pero sería importante ir dejando señales, y no de migas de pan, como en el cuento, en forma de noticias y hechos, que vengan a satisfacer los anhelos compartidos.

El tiempo vuela, a veces con más pena que gloria. Lo cosechado hay que cuidarlo y la pedagogía informativa tiene su gran campo de acción. Romper las cadenas autonómicas es la principal razón de existir de la formación. Plantearnos cómo hacerlo, estudiarlo y debatirlo, aunque suene a simple y más aún escribirlo, ¡ahí va!... pues suena a buen comienzo.

En algún momento pensé que el proyecto IAL —Iniciativa Autonómica Leonesa— u otro con similares pretensiones,  iba a entrar en la formación, ya asumido,  ya pactado, o sencillamente estudiado.  Claro,  y por qué  no ha de surgir otro naciente o diseñado  en el propio seno de UPL; pero ¡ya! … Puede que me equivoque y esté a punto de eclosionar. 

La interesante asunción grupal autonómica de UPL
Comentarios