jueves 22/4/21

Los israelíes inmunizados y ¿los españoles?

El día 20 de febrero de 2021, en Israel ya se había inyectado el medicamento de Pfifer a más de 4,2 millones de personas, es de suponer que al 20/03/2021, se hayan inyectado otros 2 millones, lo que supone un total de 6,2 millones, es decir el 69% de la población; el 51% con las dos dosis y el 18% con la primera dosis. Con estos datos, se alcanzaría la inmunidad de rebaño en abril y a partir de mayo, eventualmente, aparecería algún caso aislado.

En Israel, los datos a 18/03/2021, son: 1.384 nuevos contagios en las últimas 24 horas.

En España, los datos son: 3.064 nuevos casos en las últimas 24 horas.

En Israel hay 9 millones de habitantes y en España 46 millones de habitantes, es decir cinco veces más, por lo tanto, para comparar los datos a la misma fecha, si dividimos, la población española, por cinco, el día 18/03/2021, los contagios serían :

Contagios en España con 9.000.000 de habitantes: 601.

Contagios en Israel, con 9.000.000 de habitantes: 1.384.

Los datos, están publicados por los respectivos gobiernos. Si son fiables, en Israel el 51% de la población ha recibido las dos dosis de Pfifer y el 18% restante ha recibido la primera dosis, no obstante ha habido 1.384 contagios en un solo día, el 18 de marzo.

En España, sólo el 9% de la población ha recibido la primera dosis, por lo tanto la inmunidad es prácticamente nula, si ésta se consigue, varios días después de la segunda dosis.

Hay quienes demuestran que el tratamiento con plasma de convaleciente es muy eficaz para curar la enfermedad. ¿Por qué no se utiliza?

La inmunidad de rebaño se alcanza cuando más, o menos, el 70% del rebaño ha superado la enfermedad y tiene anticuerpos en su sistema inmunológico. Suponiendo que los datos son correctos, es evidente que si en Israel están a punto de alcanzar la inmunidad de rebaño, con 1.384 nuevos contagios, en España, con sólo 600 nuevos contagios, estamos mucho más cerca de tener al rebaño inmunizado; lo que significaría que en abril, también alcanzaríamos esa inmunidad y sin necesidad de que se tenga que inyectar un medicamento, que sustituiría a la vacuna, sin ninguno de los más de 20 efectos secundarios, que según las fichas técnicas de Pfifer, Moderna y Astra Zeneca, pueden aparecer después de la inyección. Si los efectos de las dos dosis inyectadas a cada israelí, fueran las responsables de la inmunidad, la conclusión sería correcta, el problema se plantea si no son las responsables de la inmunidad y ésta fuera el resultado de la respuesta de los infectados que asintomáticamente la han superado y tanto en Israel, como en España estamos a sólo el 50% de inmunizados, lo que implicaría que las ¿vacunas? no son eficaces.

Es evidente que las dos posibilidades, no pueden ser verdad; incluso las dos pueden ser equivocadas y tendríamos que seguir aguantando medidas que tampoco sirven para acabar con la covid, que se resiste como gato panza arriba..

Copio la ficha técnica de uno de esos medicamentos :

Ficha tecnica covid-19 suspension inyectable. Advertencia triángulo negro: «Este medicamento está sujeto a seguimiento adicional, lo que agilizará la detección de nueva información sobre su seguridad.

Se invita a los profesionales sanitarios a notificar las sospechas de reacciones adversas.

Son viales multidosis que contienen 8  dosis o 10  dosis de 0,5  ml por vial.

Una dosis (0,5  ml) contiene:

Adenovirus de chimpancé que codifica para la glicoproteína de la espícula de SARS-CoV-2 (ChAdOx1-S)*, no menos de 2,5 × 108  unidades infecciosas (U inf.)

(*Producido en líneas celulares procedentes de células embrionarias de riñón humano (HEK) 293 modificadas genéticamente y por tecnología de ADN recombinante).

Este producto contiene organismos modificados genéticamente».

Vayamos ahora con la definición de vacuna: «una preparación hecha a partir de los virus, (o bacterias), muertos o debilitados».

De acuerdo con la definición del concepto vacuna, es evidente que para no seguir jugando a la gallina ciega hay que tener claro:

1º) Las vacunas se obtienen a partir de virus muertos o debilitados; nunca llevan organismos modificados genéticamente.

2º) Se están inyectando medicamentos que no son vacunas.

3º) Suponiendo que estos medicamentos pudieran sustituir a las vacunas, no debieran inyectarse a las personas que ya tienen los anticuerpos, y por lo tanto están inmunizadas; para lo cual, antes de administrarlos, es preciso hacer un test de prevalencia, ¿Por qué no se hace?

4º) Hay varios estudios, con rigor científico, que demuestran que el tratamiento, con plasma de convaleciente, reduce el 60% de los casos graves, por lo tanto es muy eficaz, para curar esta enfermedad. ¿Por qué no se utiliza?

Los israelíes inmunizados y ¿los españoles?
Comentarios