miércoles 23/9/20

Tribuna | Jordi Sevilla, la ministra y lo que cuelga

El caso es estar todo el día en los papeles. Con la cantidad de veces que el jefe, el doctor Sánchez les habrá dicho que los trapos sucios se lavan en casa. No hay manera. El protagonismo y el poder les supera. No son capaces de dominarlo, incluso los que tienen un talento reconocido y un historial más bien brillante como es Jordi Sevilla. El Sr. Sevilla ha hecho un buen trabajo para orientar la economía del PSOE. Este es el resultado que recoge porque alguien superior no le gusta sus formas.

El presidente de Red Eléctrica (sueldo de 500.000 euros aprox) ha dicho que de aquí no pasa y presenta su dimisión a la ministra Teresa Ribera a la que debía reportar. El Sr. Sevilla, basta que haya declarado que se va por motivos personales para que sepamos, con total seguridad, que se va por todo menos por motivos personales. No entiendo por qué siempre se emplea la misma excusa, que nadie se cree, de los motivos personales.

Cierto tipo de comercios, especialmente los de alimentación, solían decir en épocas estivales que tenían el género, sus productos, dentro por el calor. Querían evitar con ello el deterioro de alguno de esos productos si estaban expuestos cierto tiempo a altas temperaturas. Ocurre algo similar a los políticos; los problemas, los marrones, dentro por el calor. Quizá sería mejor decir por el color. Por el color de las decisiones que partiendo del mismo partido parecen contrapuestas. Siempre visto desde el exterior.

Dicen las malas lenguas que la ministra tomaba decisiones o no dejaba que se tomaran decisiones que no favorecieran a su marido. Parece un poco fuerte pero eso es lo que se dice. Y cuando el río suena ….

Red Eléctrica es una empresa de las llamadas estratégicas participada por el Gobierno en un 20% que es, sin duda una alta participación que le permite tomar decisiones, también estratégicas. ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Motivos personales? Hágame el favor de valorar un poco más mi inteligencia. No somos niños a los que se les engaña con facilidad.

¿Como afectará este cambio en la presidencia de Red Eléctrica? Afectará mal y como todo el mundo puede adivinar sobre todo mal para los usuarios del producto de esa empresa que no es otro que la electricidad. La luz. Eso que tanto cuesta entender cuando recibimos la factura y que suponemos (y no nos vamos a equivocar) que detrás de esta dimisión, aparecerá muy pronto un aumento de los importes de la facturas de la luz. O sea, lo de siempre.

Pero, ¿tan difícil es anunciar, no digo siempre pero si digo con relativa frecuencia, de vez en cuando, que tras una acción de este tipo tengamos como consecuencia una baja, un descenso de precio, una reducción de las facturas que en cualquiera de los casos nos toca pagar?

¿Por que nos dicen la enorme, tremenda, cantidad de cosas buenas que van a hacer los políticos cuando nos piden el voto, en elecciones, y sin embargo cuando tienen de verdad que hacer esas cosas, se inventan excusas totalmente pueriles para salir del paso que, naturalmente no salen.

¿Qué le dejan al ciudadano este tipo de episodios que conocemos un día si y otro también? Fundamentalmente una imagen de políticos mentirosos y que van mucho más a lo suyo que a lo nuestro. E inmediatamente, se crea un estado de desconfianza, en absoluto bueno para la interacción político-ciudadano. Para el correcto y necesario entendimiento, vamos.

Tenemos un país magnífico, extraordinario, que, como tantas veces proclama nuestro campeón Rafa Nadal, no nos damos verdadera cuenta. Estamos atravesando una etapa dura y vamos a sufrir un tiempo. Pero pensemos en lo que de bueno tiene nuestro país que es muchísimo y apoyándonos en eso logremos que las relaciones de nuestros políticos no sea un circo. Podemos y quizá debemos tener opiniones distintas sobre un mismo tema pero hay que abrazarse al dialogo al pacto y a querer arreglar las cosas. Si se consigue eso, daremos un paso hacia adelante verdaderamente brutal. Eso es lo que queremos.

Y mientras tanto que este cambio de presidencia en Red Eléctrica no suponga un volver a empezar con otras opiniones y otras maneras para seguramente llegar al mismo lugar. Que nos demuestren que los cambios son para bien. Si no, no deben hacerse.

Tribuna | Jordi Sevilla, la ministra y lo que cuelga
Comentarios