martes 26/1/21
EN BLANCO

La asturia leonesa

Aunque la verdad absoluta no existe, dicen que la historia es la ciencia de los hechos. Y precisamente a desentrañar la realidad acerca de un tema sobre el que hay mucha tela que cortar, como es la ubicación exacta del mítico castro astur de Lancia, dedica Eduardo Urdiales su última obra, La Asturia Leonesa. Un asunto de larguísimo alcance histórico, sobre el que ha aplicado en toda regla un despliegue de erudición llevado a cabo con minuciosidad prusiana. A lo largo de los siglos León ha cambiado, y mucho, de piel, propiciando que la olvidadiza memoria colectiva llegue a olvidar, o tergiverse, sus orígenes. Para atajar semejante mal, Urdiales ha escrito un libro que trata de renacer el recuerdo de las más antiguas de nuestras raíces, referidas en este caso a la denominada Asturia Leonesa, una región ocupada por la tribu de los astures que se extendía entre la Cordillera y el Duero. Y así espiga anteriores estudios y crónicas, desde Sampiro a Sánchez Albornoz, para ofrecer su propia hipótesis.

En aras de la brevedad y por no extenderme en demasía, que para eso deben de leer el libro, propone una nueva ubicación de Lancia, más acorde con la realidad y la estrategia de los hechos. Según su tesis, el mítico castro astur se localizaría en lo que hoy es la población de Rueda del Almirante. Tampoco cree que fuera una gran ciudad, tal como se asegura normalmente, sino un castro de cierta relevancia social y, eso sí, enorme poderío histórico. Su opinión viene respaldada por la aparición en el lugar de varias sepulturas, restos humanos, puntas de flecha o vasijas. A modo de guinda, el libro se completa con otra documentada investigación sobre la leyenda del tributo de las cien doncellas, que para Urdiales se remontaría igualmente a tiempos de aquel fabuloso imperio capaz de imponer una autoridad universal.

La asturia leonesa
Comentarios