miércoles. 01.02.2023
Mayor Oreja ha abandonado los bastidores de la política para salir a escena, y los tres delfines del PP se mueven así en las candilejas de la actualidad informativa. Pero mientras Rajoy y Mayor guardan ocultas sus aspiraciones sucesorias, Rato ha desvelado las suyas, marcando incluso ciertas diferencias con el sector democristiano de su partido, en el que Mayor se inscribe. Si algunos analistas atribuyen la actitud de Rato más a la impaciencia de sus seguidores que a la suya propia, otros la interpretan como debida al talante del vicepresidente segundo y a la seguridad en sí mismo, que le habría aconsejado dar un paso al frente, por muchos riesgos que ello entrañe. Encargado Mayor Oreja por Aznar del programa marco del PP con vistas a las elecciones de mayo, ayer expuso en Madrid sus puntos esenciales -menos impuestos, más seguridad y más calidad de vida-, y lo hizo pormenorizadamente. El PP rebajaría el impuesto de sucesiones, el tramo autonómico del IRPF y el gravamen municipal de los bienes inmuebles, mientras desaparecería el impuesto de actividades económicas (el IAE) salvo determinadas excepciones. La calidad de vida tendería a mejorarse mediante la creación de empleo y la atención a los temas educativos, con guarderías para los niños de 0 a 3 años, ayuda a la compra de libros de texto... Pero lo que a los informadores les interesaba más no era el programa en sí del PP sino la postura de Mayor ante el proceso sucesorio, y ahí la curiosidad se vio frustrada. Todas las palabras de Mayor fueron de respeto, afecto y elogio hacia Rajoy y Rato, con quienes -aseguró- está de acuerdo en todo lo que digan o dejen de decir. Mayor sólo se expresó mediante la escenografía de su rueda de prensa, en la que estuvo acompañado por Eugenio Nasarre, secretario de Formación del PP y hombre de viejas raíces democristianas. Pudo extrañar a alguien la ausencia del secretario general del partido, Javier Arenas, pero la etiqueta democristiana de éste tal vez la hizo aconsejable. Arenas ha reiterado infinidad de veces que no va a mover ni un solo dedo a favor de ninguno de los delfines, sean los tres más diferenciados o los que se mueven alrededor del trío. En ese alejamiento de Arenas en el regreso de Mayor a la escena pública habría influido posiblemente la defensa reciente por Rodrigo Rato de las esencias puras del PP, que no compartiría, al menos con entera fidelidad, el aluvión de militantes procedentes de la desaparecida UCD y, sobre todo, de su sector democristiano. Se ignora hasta cuándo podrá guardar la esfinge su secreto.

La mudez de la esfinge
Comentarios