sábado. 28.01.2023

Paradores

El ministro José Manuel Soria ha sido valiente al denunciar la vergonzosa situación por los abusos y mala gestión cometidos por la anterior junta directiva de la Red de Paradores.

Para significar lo que fueron estos establecimientos y lo que deben seguir siendo recordemos que los paradores se ubicaban en lugares estratégicos, y promocionaban y difundían la cultura, la identidad del pueblo, la mejor gastronomía del lugar y la calidad del servicio. Entonces no existían los touroperadores, pero existían clientes con gusto y ansia de cultura, que viajaban por sus propios medios, y, sobre todo, existía una cosa que se llamaba calidad (entonces no se hablaba de ella porque la teníamos delante). Los Paradores fueron pioneros de lo que luego se llamó Turismo Sostenible.

Estos establecimientos daban un beneficio de 20 millones de euros para, unos años después, pasar a unas pérdidas de 35 millones; a la crisis sólo se le puede imputar una mínima responsabilidad de esta situación, ya que, si la promoción, control de gastos y gestión hubieran sido los apropiados, los números hubieran sido otros, pues los clientes de paradores distan mucho del «todo incluido» y resisten mejor las negativas circunstancias económicas.

Viviendas, coches de alta gama, tarjetas de crédito, todo con cargo a una empresa pública. Esto es lo que ha denunciado el ministro Soria, diciendo, además, que «no ha querido decirlo todo»; y le creo, ya que cuando se es capaz de estos abusos parece que no hay límites.

Miguel Cámara. LEÓN

Una monja concepcionista que dejó huella

Queremos rendir un homenaje a una mujer especial, una mujer de nuestra época. Su nombre es madre Amada. Nació en un pueblecito de Palencia (Villaprovedo), el 4 de marzo de 1918. Un día pensando en su interior, vio una luz que iluminaba y decía: «Si tienes que elegir entre el mundo y el amor, si eliges el mundo, quedarás sin amor, pero si eliges el amor, con Él, conquistarás el mundo».

Ella eligió el amor y se convirtió en su compañero de viaje, y aventuras. ¡Toda una vida! Eligio el amor porque se enamoró de su Amado, y con 20 años decidió entrar en el convento de clausura de las M.M. Concepcionistas, en Villafranca del Bierzo. Se dedicó en cuerpo y alma a hacer el bien, cumpliendo la voluntad de su Amado. Su futuro esposo la llamó y humildemente le aceptó en su corazón, y en silencio. Con la mejor disposición de alma enamorada, le dijo al igual que la Virgen en la Anunciación: «He aquí la esclava del Señor, hágase en mi su palabra». «Toma mi vida, Señor tuya es, mía no».

En 1942 hace su profesión solemne y en 1959 se traslada al monasterio leonés, donde gasta el resto de su vida a favor de la comunidad, siendo la más humilde, sencilla y entregada de todas y todo en silencio y recogida en oración.

El 20 de enero se presagiaba que algo iba a ocurrir, y así fue. Eran las 6:30 de la tarde y el Señor su Amado decidió llamarla a su presencia, susurrándole al «oído»: «Ven amada mía, en la casa de mi Padre hay muchas moradas, y una es para ti». Y ella, como lo hizo durante su vida, le entregó su último suspiro diciendo: «Todo se ha cumplido», y expiró.

Madre Amada. Gracias por tu generosidad, valentía y por tu fe y amor. Supiste cumplir el Mandamiento Nuevo: «Amaos unos a otros como yo os he amado». Ojalá nuestra juventud haga silencio, y oiga la voz del Señor: «Dios sigue llamando, pero nadie le oye». Ojalá haya algún alma generosa que siga tu ejemplo y gaste su vida en el monasterio leones. ¡Ojalá! Gracias doy porque me pude despedir de ti en silencio, y tu serenidad me transmitía la felicidad que sentías al partir con tu Amado. No te digo adiós para siempre, porque es temporal.

Pilar de Soto Carniago. LEÓN

La opinión del lector
Comentarios