martes 11/8/20

La región olvidada

En los últimos años han aparecido en diversos medios de comunicación noticias sobre la actualidad de la provincia de León que presagian un futuro muy negro para esa provincia. Estas son algunas de esas noticias. El pasado día 6 de noviembre este Diario de León publicaba en su portada lo siguiente: «Los vecinos de 1.047 pueblos de la provincia de León no tendrán urna para ir a votar, tendrán que ir a otros pueblos». En su interior añadía este otro dato: «La provincia de León afronta las elecciones con 69 mesas menos de las instaladas el 28 de abril pasado». Si la nueva legislatura dura cuatro años ¿cuántas urnas habrá entonces para poder votar los leoneses? El mismo Diario de León ha publicado otros datos muy preocupantes: «Dos de cada tres universitarios leoneses se ven obligados a emigrar en busca de trabajo». «En el mundo rural de la provincia leonesa han sido cerrados varios centros médicos, 14 farmacias y la mayoría de las sucursales bancarias». Otro dato no menos preocupante: «en menos de 20 años habrán desaparecido más de 200 pueblos de la provincia de León». Me gustaría que se pudiera completar la información, comunicando la cantidad de niños que han nacido en los últimos 10 años en esos 1.047 pueblos que no tuvieron urna para ir a votar. Ese dato demostraría que serán muchos más los pueblos que van a desaparecer.

Este futuro negro de León es la consecuencia de la integración impuesta por los políticos de la región leonesa en el engendro autonómico llamado de Castilla y León. Para conseguir su propósito los políticos se inventaron la obscena mentira de que el Reino de León desapareció de la Historia de España el año 1230, integrándose en Castilla. Se olvidan esos políticos de que el año 1230 el Reino de León se componía de las regiones de Asturias, Galicia, León y Extremadura. Sólo les interesó la región leonesa porque formar una autonomía con Castilla y el Reino de León era algo imposible de lograr.

La integración anticonstitucional y obligada por los políticos de la región leonesa con Castilla ha traído muy graves consecuencias a la región leonesa en general y a la provincia de León en particular. Se puede afirmar rotundamente que las consecuencias que está teniendo la provincia de León son las más graves de su milenaria historia. Desde la creación del engendro autonómico de Castilla y León, la provincia de León es la provincia española que más se ha empobrecido, pasando de ocupar el primer puesto en renta per cápita entre las nueve provincias de la Autonomía a ocupar el último puesto y el penúltimo entre todas las provincias de España, a pesar de ser la provincia leonesa una de las que más recursos económicos tiene de toda España. Asimismo, la provincia de León es la provincia que más población ha perdido en cifras absolutas y relativas de toda España, superando los 100.000 habitantes de pérdida. La Junta autonómica en lugar de preocuparse del bienestar de los ciudadanos leoneses y castellanos, se dedica a tomarnos a todos por idiotas. Estas dos frases dichas por el actual presidente de la Junta: don Alfonso Fernández Mañueco lo demuestran: «Valladolid es el motor de Castilla y León» y «estamos orgullosos de nuestra Autonomía de Castilla y León». Esta última frase es una tomadura de pelo a los leoneses. En la Junta piensan que los leoneses debemos estar agradecidos por habernos arruinado y abandonado.

El olvido de la región leonesa se está convirtiendo en un problema nacional y los políticos echan la culpa de todo a los propios leoneses. Hace algún tiempo, algunos famosos periodistas y políticos publicaron que el actual alcalde de León don José Antonio Diez era un nacionalista y un independentista por pedir la independencia de León. La presidenta de la Comunidad de Madrid, doña Isabel Díaz Ayuso dijo que los leoneses éramos unos paletos por pedir los mismos derechos que el resto de españoles. Hace unos días, un salmantino, el actual presidente de la Junta, don Alfonso Fernández Mañueco, le dijo al secretario general de la UPL, don Luis Mariano Santos, lo siguiente: «Abandona el victimismo leonesista», dando a entender que defender los derechos de León es la misma política que utilizan los nacionalistas catalanes y vascos, que piden la plena independencia de España para sus regiones. Seguramente el señor presidente de la Junta ignora que la región leonesa es con la asturiana y la gallega las que más sangre, sudor y lágrimas derramaron por la reconquista de España. Seguramente ignora también por qué figura un león en el escudo de España creado por los Reyes Católicos y por qué tiene el color púrpura. Nunca he oído a ningún leonés, leonesista o no leonesista pedir la independencia de León. Lo que pedimos los leoneses es tener los mismos derechos que el resto de las regiones españolas, es decir, mientras haya autonomías, que la región leonesa tenga la suya propia. La mejor solución sería eliminar todas las autonomías tal como están hechas, ya que sólo han traído pan para unos pocos y miseria para el resto.

Muchos políticos dicen que España es una democracia de las más importantes del mundo. Es falso: en una democracia los derechos deben ser iguales para todos los ciudadanos, algo que en España no sucede. El Gobierno central y el autonómico tienen a la provincia de León y a toda la Región Leonesa sin derechos y completamente olvidada. Para demostrarlo basten unas preguntas a los dirigentes políticos y en especial al señor Fernández Mañueco: ¿cuántos puestos de trabajo se han creado en las provincias de Valladolid y en la de León desde la creación de la Autonomía? ¿Cuánto dinero ha invertido la autonomía en subvencionar a empresas para que se hayan instalado en las provincias de Valladolid y de León desde la fundación de la autonomía? ¿Qué significa que la provincia de Valladolid sea la única provincia de la autonomía que se ha enriquecido y aumentado su población desde la creación de la Autonomía? ¿Cómo se puede hablar de democracia cuando miles de ciudadanos leoneses tienen que desplazarse 70 kilómetros para poder votar en unas elecciones generales? Las respuestas aclararán que la Región Leonesa está en el olvido por parte de la Junta de Castilla y León y también por parte del Estado.

La región olvidada
Comentarios