martes. 05.07.2022

Hace unos días, la famosa política Cayetana Álvarez de Toledo dijo unas frases que me llamaron la atención. Primero contestó muy acertadamente a un comentario indigno de Pablo Iglesias que había manifestado: «fue una pena que se hubiera hecho la Reconquista, pues España estaría mejor con la religión musulmana». A continuación, Álvarez de Toledo dijo: «la Reconquista fue una realidad: la comenzó el Reino de Oviedo, la continuó el Reino de León y la terminó gloriosamente el Reino de Castilla». Si la primera frase es plausible la segunda demuestra que la incultura de unos y la mala fe de otros han conseguido que la verdad de la Historia de España haya muerto. Yo le pregunto a Álvarez de Toledo y a todos aquellos que dicen que Castilla fue el Reino protagonista de la Reconquista las siguientes preguntas: ¿conocen alguna batalla ganada por los Reyes de Castilla? ¿Saben que el Rey de León Alfonso VIII convocó el primer Parlamento Democrático de la Historia de la Humanidad el año 1188, un hecho reconocido como cierto por la Unesco? ¿Saben que ese Parlamento se reunía periódicamente sin Castilla? ¿Saben que Castilla convocó su propio parlamento más de un siglo después y que no era democrático porque no tenía leyes, se regía por costumbres prerromanas? ¿Saben que ambos parlamentos se reunieron juntos por primera vez el año 1348 en el reinado de Alfonso XI? ¿Saben que más de cien municipios castellanos se estuvieron rigiendo por esas normas ancestrales hasta el año 1833 cuando el senador Javier de Burgos creó la nueva división administrativa de España con la creación de 49 provincias actuales, luego 50 al dividir las Canarias en dos provincias y las actuales regiones? ¿Saben que la rebelión de los Comuneros el año 1520 contra el rey Carlos I es una prueba de esa realidad?

Castilla militarmente siempre fue muy débil porque estaba semidespoblada. Los dos primeros reyes de Castilla, Sancho I y Sancho II, no quisieron ver ni en pintura a los musulmanes

La Reconquista comenzó en Asturias donde se creó el Reino de Oviedo. Este Reino reconquistó el norte de España hasta la frontera con Navarra, llegando por el sur hasta la desembocadura del río Duero en la ciudad portuguesa de Oporto. El año 910, el último rey de Oviedo, Alfonso III el Magno, renuncia al Trono de Oviedo en favor de su hijo primogénito García I. Este rey traslada la Corte del Reino de Oviedo a León y desde entonces el Reino pasa a llamarse Reino de León. El Reino es el mismo, sólo con el cambio de nombre. Los reyes de León, reciben los números ordinales continuadores de los reyes de Oviedo. Por eso, el primer rey de León llamado Alfonso, es conocido como Alfonso IV. El año 1214 muere el rey de Castilla, Alfonso I, que los historiadores llaman Alfonso VIII. Le sucedió en el Trono de Castilla su hijo Enrique I, que tenía 11 años. El año 1217 murió accidentalmente Enrique I y fue coronada Reina de Castilla su hermana, la Infanta Berenguela. Doña Berenguela abdicó de la Corona el mismo día de su coronación en favor de su hijo, Fernando I, llamado el Santo. Fue el día 2 de julio de 1217 cuando Fernando I, que tenía 16 años de edad, fue coronado Rey de Castilla. Fernando I era querido por algunos nobles castellanos por ser hijo de Doña Berenguela y despreciado por otros que le llamaban despectivamente el Infante Leonés por ser hijo del rey de León, Alfonso VIII. Alfonso VIII de León murió el año 1230. Ese mismo año Fernando I fue ungido rey de León por lo que ese Rey debe ser llamado Fernando I de Castilla y III de León. Desde el año 1217 hasta el 1230 el rey Fernando I de Castilla intentó varias veces reconquistar territorio en poder de los musulmanes sin conseguir recuperar un solo metro cuadrado, demostrando que Castilla militarmente era muy débil. Castilla ni siquiera pudo reconquistarse a sí misma, fue reconquistada por los reyes de Oviedo y de León. Navarra reconquistó su propio territorio y Aragón el suyo. Aragón lo hizo tan bien que los condados catalanes se unieron voluntariamente a Aragón para protegerse de los musulmanes. Después de ser ungido rey de León el año 1230, Santo consiguió unir los ejércitos de León y de Castilla y con los dos ejércitos unidos reconquistó los siguientes reinos: el año 1236 el Reino de Córdoba, el año 1241 el Reino de Murcia, el año 1246 el Reino de Jaén y el año 1248 el Reino de Sevilla. Esto es otra clara demostración que el principal poder militar era el Reino de León.

Castilla militarmente siempre fue muy débil porque estaba semidespoblada. Los dos primeros reyes de Castilla, Sancho I y Sancho II no quisieron ver ni en pintura a los musulmanes. El primero y único rey de Castilla que se enfrentó a los musulmanes fue Alfonso I. La primera batalla fue en Alarcos, Ciudad Real, el año 1195, cosechando Castilla una severa derrota. Según los cronistas cristianos y musulmanes, los muertos castellanos fueron más de 20.000. El mismo Alfonso I volvió a enfrentarse a los musulmanes el año 1212. Después de la Batalla de las Navas de Tolosa, Alfonso I, creyendo que los almohades habían muerto en Las Navas, se acercó a Baeza, provincia de Jaén, donde se habían refugiado 40.000 almohades después de la Batalla de las Navas. Cuentan los cronistas cristianos y musulmanes que en la batalla murieron 20.000 castellanos, un dato más que confirma la pobreza militar del Reino de Castilla. Algunos historiadores cuentan que la Batalla de las Navas de Tolosa fue una batalla de Castilla contra los musulmanes, algo que no es cierto. La Batalla de las Navas de Tolosa fue una Cruzada convocada por el Papa Inocencio III. En esa batalla intervinieron todos los reinos peninsulares, incluido Portugal y varios países europeos especialmente Francia.

Con los documentos de los cronistas medievales en la mano se puede decir que el principal protagonista de la Reconquista fue el Reino asturleonés, llamado primero Reino de Oviedo y luego Reino de León. El Reino asturleonés reconquistó más territorio que el resto de Reinos juntos. Decir que el Reino de Castilla fue el principal protagonista de la Reconquista y que el Reino de León se integró en Castilla el año 1230 es dar por muerta la verdad. Esta mentira echó sus primeras raíces con el historiador Rodrigo Jiménez de Rada que en su De Rebus Hispaniae no existen los Reinos de Oviedo y de León, todo era Castilla. La continuó el historiador cordobés Ambrosio de Morales (1513-1591), que dijo que el Reino de León se integró en Castilla. Los cronistas cristianos afirman que el rey Fernando I de Castilla y III de León impuso las leyes leonesas del Fuero Juzgo, continuadoras del Derecho Romano, en los nuevos reinos reconquistados, Toledo, Murcia, Jaén, Córdoba y Sevilla. Tal es así que uno de los historiadores modernos más prestigiosos, Ramón Menéndez Pidal, director de una voluminosa Historia de España, dijo que esos Reinos no fueron castellanizados sino leonesizados.

La verdad ha muerto
Comentarios