viernes. 27.01.2023

León existe, aquí y en Europa ¿La culpa es del secretario? «Ya me lo decía mi abuelo»

Quisiera responder la carta que apareció publicada por doña Rosa María Fernández de León. 1. Cuando un Ayuntamiento está endeudado, dejando aparte cualquier tipo de suspicacia vulgar y mal intencionada, significa que es dinámico, vitalista, que invierte para sus ciudadanos. Es lo mismo que ocurre en la unidad familiar, cuando ésta afronta la compra de un vehículo o de una vivienda. Por otra parte, me gustaría saber qué ayuntamiento de ciudad española no es deficitario; dígame uno solo. 2. Cuando la Junta de Castilla y León deje de percibir fondos europeos por los conceptos que hoy en día recibe, como le ocurrirá al resto de comunidades autónomas, tendrán acceso a otros tipos de financiaciones y de ayudas. Cuando llegue ese momento, el Partido Popular de León, seguirá, como lo viene haciendo, transformando esa financiación o subvención, en realidades visibles y tangibles para los leoneses, e incluso ganando premios, si ello es posible, mal que les pese a los agoreros de siempre. 3. Lo que usted llama especulación, es una operación de préstamo suscrita por un ayuntamiento, la cual, está sometida y regulada por el Derecho Administrativo. Es una práctica habitual por parte de las entidades locales, también en aquellas gobernadas por el PSOE. 4. El encarecimiento de la vivienda es un problema, en esencia, de oferta y demanda. Cuestión distinta es la protección y las ayudas a sectores desfavorecidos. En esa línea, el Ayuntamiento de León continua trabajando en su política de viviendas sociales, centrándose ahora en las que se construirán en la zona del Crucero con la futura integración del ferrocarril. 5. Musac, Auditorio, Escuela de Pilotos, Autovía León-Benavente, Autovía León-Astorga, integración del ferrocarril... Todo ello es y será generador de más riqueza, atracción de nuevas inversiones y de turismo. En definitiva, hoy León existe, no sólo a nivel nacional, también en la esfera europea. Para finalizar, apuntar que su carta denota histerismo y nerviosismo. Y es que las realidades se diferencian de las falsedades, en que las primeras podemos defenderlas sin alterarnos. Juan Fernández Morán (León). Quiero dedicar estas líneas para comentar la carta firmada por Berto García Valbuena, y publicada en la sección de cartas al director de ese periódico el pasado día 11 de enero, y en la que habla de lo mismo de lo que hablaron el alcalde y sus protectores de la UPL en la vergonzosa rueda de prensa con la que nos regalaron los oídos la semana pasada. La deuda del Ayuntamiento con la Junta Vecinal de Navatejera no era una deuda cualquiera. Eran 100 millones de las antiguas pesetas y ahora 50 millones, que se debían al pueblo de Navatejera a cambio de los terrenos del Polígono Industrial. Se debían hace dos años y medio, nada menos. Y -lo más importante- eran necesarios para el Polideportivo y la Piscina Cubierta de Navatejera, que va a servir para los vecinos de Navatejera para los de todo el Ayuntamiento. En cuanto a las contradicciones entre las obligaciones funcionariales y las devociones políticas, veo que no sabes nada de cuáles son las obligaciones funcionariales de un secretario. Voy a intentar explicártelas brevemente para que te aclares: No hay ninguna contradicción porque las obligaciones no son, como tú dices, para con el alcalde, sino para con la institución municipal -el Ayuntamiento-, y porque esas obligaciones son exclusivamente las de «fe pública y el asesoramiento legal preceptivo». Que no te confundan: para el asesoramiento jurídico personal, o para el asesoramiento político, el alcalde puede contratar, como así ha hecho, a sus propios asesores. Las obligaciones funcionariales terminan con la jornada laboral, y no veo inconveniente en que, fuera de ella, alguien se dedique a lo que tú llamas devociones políticas. De moralidad me niego a hablar. Yo no tengo derecho a juzgar la moralidad de los otros, porque la moralidad, como, por ejemplo, la fidelidad a tu pareja, los valores que imprimes a la educación de tus hijos, o tus aficiones, forma parte del ámbito íntimo y personal. Pero tampoco tú, ni nadie, tiene derecho a juzgar o cuestionar la moralidad de los otros, sobre todo si además con ese juicio se pretende coartar su derecho constitucional a participar en política. Por el contrario, es perfectamente válido que juzguemos el cumplimiento de la Ley con nuestras actividades profesionales y políticas. Ese juicio, el de legalidad, es el único admisible en un estado de derecho como el nuestro. Estate seguro de que el secretario y candidato del PSOE no tendrá ningún inconveniente en someterse a ese juicio. Yo espero que tampoco lo tenga el funcionario del Ayuntamiento de León y alcalde de la UPL a quien tanto pareces defender. Efectivamente, las elecciones son en mayo, y ojalá podamos, como tú dices, hablar de la gestión real del alcalde desde 1999. Como veo que de esto tampoco parece que estés muy informado, te diré que esperamos hablar de lo que se esconde detrás de tanta propaganda como se ha hecho. Manolo Mitadiel Martínez (Secretario de la Agrupación Local del PSOE-Villaquilambre). Manuel Martínez Martínez dice en su mensaje al Teléfono del Lector: «A los señores del Gobierno del señor Aznar muy bien, muy contento; estoy hablando sobre este texto porque me parece ser de interés para España y para los españoles. Por si acaso ustedes no lo saben, se lo voy a recordar: ¿saben ustedes lo que se comenta por estos pueblos, por estas aldeas y por estas buenas gentes que son los que dicen ustedes que no se enteran?, pues dicen que ya está bien, que les da mucha pena y hasta algo de vergüenza que cuando en televisión sale el señor Rodríguez Zapatero acto seguido ustedes; sí ustedes, los señores del Gobierno, le embriscan al señor Arenas. Y, claro, estos señores y yo con ellos decimos: ¡vaya una suerte que tiene el señor Zapatero, vaya un guardaespalda que ustedes los del Gobierno le han puesto!. Ya me lo decía mi abuelo: ¡contento me tienes Manolo!».

León existe, aquí y en Europa ¿La culpa es del secretario? «Ya me lo decía mi...
Comentarios