viernes 15/1/21

León ante el reto de los fondos europeos

Para superar la crisis económica que deja la pandemia provocada por la covid-19, la Unión Europea pone a disposición de los Estados una ingente financiación, una especie de ‘Plan Marshal’. España puede recibir hasta 220.000 mil millones de euros en los próximos siete años, un incremento de la inversión de entre el 2 y el 3% del PIB cada año hasta 2026. Como señala la Presidenta de la Comisión Europea, «el plan de recuperación convierte el enorme desafío al que nos enfrentamos en una oportunidad, no solo mediante el apoyo a la recuperación, sino también invirtiendo en nuestro futuro».

Los objetivos de las inversiones que financiarán los fondos comunitarios se han marcado por la Comisión Europea: la transición digital de la economía; la sostenibilidad ambiental y la cohesión social. Los Reglamentos comunitarios de los Fondos de Inversión del marco Financiero Plurianual 21-27 concretarán esas líneas de acción. El destino de los fondos del Mecanismo Europeo de Recuperación y Resiliencia (NG-UE) lo ha establecido el Gobierno en el «Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, Plan España Puede(PRTR). Este Plan se estructura en torno a los objetivos establecidos por la CE y se desarrolla en diez políticas tractoras que el Gobierno considera tienen una alta capacidad de arrastre sobre la actividad económica y el empleo para la modernización de nuestra economía y sociedad.

La gestión del fondo NG-UE será esencialmente llevada a cabo por el Estado y las CCAA. La participación privada directa se hará a través de lo que han dominado «Proyectos Estratégicos para la Recuperación y la Transformación Económica (PERTE)». El fondo NG-UE incluye una línea de ‘Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa’ (REACT-UE), con subvenciones para municipios, que se quedará entorno a un 4% del fondo (muchos alcaldes habían reclamado la gestión del 14,8% del fondo, equivalente al peso de las Entidades Locales en la economía nacional). En los PGE para 2021 se contemplan 1.479 millones para ayudas a Entidades locales. Estas también podrán recibir financiación del fondo NG a partir de convocatorias de las CCAA; además de poder presentar directamente proyectos al gran paquete de Fondos Estructurales y de Inversión Europeos del MFP 21-27. También se destinarán recursos (se está haciendo ya) a subvenciones directas a particulares y empresas.

La actual crisis económica se ve agravada en León por tres motivos: su curva demográfica negativa, con lo que implica de pérdida de emprendimiento; el cierre de sectores económicos muy importantes; y un sector público y privado en general poco dinámico y resiliente. En este escenario, aprovechar al máximo los fondos europeos se convierte en una necesidad vital para nuestra provincia, y en general para toda la Región leonesa, con una situación socioeconómica ‘igual de peor’.

El primer gran reto será elaborar proyectos ‘elegibles’ para obtener la financiación europea, proyectos que releguen gastos meramente suntuarios, por inversiones orientadas a la regeneración del tejido productivo y social. Y no será sencillo, pues la inmensa mayoría de entidades locales leonesas carecen de personal y estructuras formadas en esta tarea; y lo mismo sucede con la mayoría de empresas.

El siguiente reto es la ejecución de los proyectos, lo que requiere una capacidad de gestión para la que nuestro país ha mostrado ya sus debilidades con los fondos del MFP 14-20: a finales de 2019 España solo había sido capaz de justificar el 39% de los recursos disponibles, el tercer país europeo con menor porcentaje de gestión.

Para tratar de facilitar la gestión de los fondos, el Gobierno ha dictado el Real Decreto-ley 36/2020, de 30 de diciembre, con medidas específicas para tratar de agilizar la tramitación de expedientes ligados a la ejecución del Plan de Recuperación. Se da especial relevancia a la colaboración público privada en la gestión de estos proyectos, incluso a través de la creación de sociedades mixtas; y modifica diferentes leyes para tratar de agilizar la gestión administrativa de los proyectos y su ejecución.

Pero una nueva regulación no es suficiente si no se aplica correctamente. Tanto el sector empresarial como el sector público han de reforzar sus recursos materiales y humanos para poder ejecutar estos nuevos fondos. Los Ayuntamientos, Diputaciones y Universidades, deberían diseñar un sistema de Gobernanza para la absorción de estos fondos, similar al creado por el Estado en el citado RDL, para planificar proyectos estratégicos y dotarse de los medios necesarios para elaborar esos proyectos, captar socios y ejecutarlos. El recurso a empresas especializadas en la elaboración de este tipo de proyectos puede ser también una opción para la mayoría de los municipios.

El papel de la Diputación Provincial y del Consejo Comarcal de El Bierzo es esencial, tanto para desarrollar y gestionar proyectos propios de ámbito supramunicipal, como para informar y prestar el apoyo debido a los Ayuntamientos y Entidades locales menores; incluso para el ejercicio de actividades económicas directas, algo que cuenta con respaldo incluso constitucional y que está realizando con notable éxito alguna otra institución provincial. También la Universidad ha de jugar un rol importante en la aplicación de los fondos comunitarios, por ejemplo, poniendo en el mercado muchas de sus importantes investigaciones y promoviendo la creación de empresas de base tecnológica, además de reforzar sus centros de investigación. Igualmente, las organizaciones empresariales y sociales han de implicarse en la facilitar información y formación a las empresas y autónomos sobre las líneas de financiación; ayudar en la elaboración de proyectos; desarrollar formación para el emprendimiento y reciclado laboral, etc. En definitiva, cada leonés podría plantearse cómo puede aprovechar este ‘mamá’ comunitario para contribuir a revertir la agónica situación de la economía leonesa.

Dinero hay, solo hay que saber captarlo y gestionarlo. Resulta imprescindible aunar y redoblar esfuerzos las Administraciones públicas, los empresarios y los trabajadores, para que la sociedad y la economía leonesa pueda salir fortalecidos de la crisis generada por la covid-19 y empezar a invertir el declive socioeconómico que ya arrastrábamos.

León ante el reto de los fondos europeos
Comentarios