martes 20/10/20

León tiene futuro si sigue el camino de las Highlands

DL27P4F1-19-48-35-3Me da la sensación que en los próximos meses se va a hablar mucho de la región de las Highlands. Después de las multitudinarias manifestaciones celebradas en León, Ponferrada y Villablino el 16 de febrero, es reconfortante saber que los llamados sindicatos de clase convocantes apuntan para León la fórmula aplicada en las Tierras Altas e Islas Escocesas para revertir la despoblación. La razón no es otra que el éxito que ha tenido la agencia de desarrollo territorial Highlands and Islands Enterprise (www.hie.co.uk) en sus más de 50 años de recorrido.

Sin embargo, los precedentes en la gestión de ayudas para un sector muy concreto no insuflan optimismo, máxime después de la lectura de cualquiera de las 535 páginas del Informe del Tribunal de Cuentas, de 30 de enero de 2020, Fiscalización sobre las ayudas a la reactivación de las comarcas mineras, con especial referencia a la gestión de la construcción de la residencia de mayores La Minería, ejercicios 2006 a 2017. En él se hace mención a la falta de rigor del marco regulador, las significativas deficiencias, los déficits de control interno, procesos judiciales penales abiertos, irregularidades en todos los niveles de la Administración o la ausencia de seguimiento del impacto de los fondos aplicados. Además, como se puede observar del título, un amplio apartado dedicado a la residencia de mayores La Minería, dado su cúmulo de despropósitos, que supongo tan bien debe conocer el condenado por apropiación indebida José ángel Fernández Villa, en su momento secretario general del Soma-UGT y con diversos cargos políticos en o representando al PSOE.

En todo caso, parece un soplo de aire fresco abogar por el modelo de esta agencia escocesa y por ello, creo que es obligado que los lectores y, me temo que también los sindicatos, sepan exactamente de qué se trata, por lo que intentaré hacer un ejercicio de resumen:

1.- La agencia es una organización autónoma y despolitizada. Financiada con fondos públicos, goza de total autonomía de acción con respecto al resto de las administraciones públicas y con capacidad para llevar a cabo una planificación integral del territorio a corto, medio y largo plazo, contando con la experiencia y aportaciones de la sociedad civil de su ámbito de actuación. Sus miembros no pueden ser cargos públicos políticos en activo, sino personas escogidas por su cualificación y solvencia profesional e intelectual (abogados, economistas, empresarios, profesores universitarios…) y son renovados de forma escalonada para asegurar la continuidad en el trabajo. El personal laboral se recluta mediante procedimientos de selección empresariales, contando con funcionarios sólo para auditoría y control de legalidad. La autonomía no exime de rendir cuentas periódicamente.

Coopera con la administración y entidades públicas o privadas identificando y seleccionando nichos de oportunidades y proyectos solventes en los distintos sectores económicos, proporcionando asesoramiento, apoyo técnico y financiero. No se trata de un mero receptor de proyectos, sino que debe salir a buscarlos con especial atención a la relación coste-efectividad, monitorizando y evaluando las acciones desde la óptica de la generación de un impacto duradero y efectivo en la actividad económica y en la demografía. Tan importante es saber en qué emplear el dinero, como en qué no hacerlo. Como puede observarse, se trata de un organismo radicalmente diferente al Instituto para Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras (IRMC) que tanto gustaba a algunos.

2.- Se requiere una acción sostenida a largo plazo. La población de León se ha reducido en 60 mil personas en 20 años, desde 1960 a 1980 y otros 60 mil en los 40 años siguientes, hasta hoy día. Cambiar una tendencia de 60 años, en el mejor de los casos, llevará mucho tiempo, teniendo en cuenta que, según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística, perderemos otro 10%, 46 mil de aquí a 2033, 13 años, consecuencia de la pirámide poblacional que se ha estado formando desde 1960.

Es necesaria una visión holística del territorio y sus dificultades, debiendo abordarse de forma integral, ya que el mero hecho de regar con dinero ciertas comarcas no significa que se consigan los resultados pretendidos. Léase al respecto la conclusión 35 del mencionado informe del Tribunal de Cuentas, «no hay evidencia sustancial de que los recursos aplicados hayan tenido impacto en mitigar la disminución de la población, ya que…la tendencia demográfica de las comarcas mineras es sensiblemente más adversa que en las zonas no mineras y que en el total nacional».

3.- Se identificaron una serie de sectores de crecimiento: Industrias creativas, energía, financiero, ciencias de la vida, alimentación/bebida, turismo sostenible y universidad, de manera que no existiese un sector primordial o »locomotora», sino múltiples.

Es necesaria una visión holística del territorio y sus dificultades, debiendo abordarse de forma integral, ya que el mero hecho de regar con dinero ciertas comarcas no significa que se consigan los resultados pretendidos

4.- Se señalaron una serie de componentes esenciales para el desarrollo: a) infraestructuras, equipamientos y accesibilidad a suministros, con oferta de vivienda y disponibilidad de servicios básicos para la población (educativos, sanitarios y sociales), b) conectividad, c) marco normativo y fiscal con discriminación positiva y d) formación.

La ausencia o insuficiencia de cualquiera de estos factores imposibilita un desarrollo sostenible que permita restituir el equilibrio demográfico, siendo el más importante hoy día el acceso a banda ancha de internet, sin el cual, cualquier esfuerzo está condenado al fracaso. Se incidió en inculcar el emprendimiento y la innovación (empresarial, social y cultural), siendo el sistema educativo esencial para asimilar «qué se puede hacer» y no «qué me puedes dar», lo cual casa mal en España con un gobierno social comunista y sindicatos poco business friendly. Los resultados han sido espectaculares, habiendose conseguido que los niveles de emprendimiento en esta zona de Escocia estén por encima de la media del Reino Unido. Qué menos se puede esperar de un territorio donde en 1815 ya existía Scottish Widows, gestora del fondo de pensiones de las viudas escocesas. Nos llevan años de ventaja entendiendo que el dinero no crece en los árboles.

5.- Sin embargo, no todo es de color rosa, ya que en cuanto a los recursos económicos para realizar un proyecto de estas características, utilizando una expresión bursátil, se barruntan cisnes negros en el horizonte:

—En el plano nacional, además de una clara desaceleración económica, no es probable que un cambio en el modelo de financiación de las Comunidades Autónomas beneficie a León directa o indirectamente. El gobierno está más preocupado de comprar su permanencia en otros predios, así como ir por libre en el marco europeo con la tasa Google o apoyando dictaduras comunistas, que en algún momento nos pueden hacer un roto en las cuentas públicas cuando la administración Trump diga basta. Ya existe el precedente del vino francés y del aceite español. Repsol, entre otras empresas, está en el punto de mira.

—En cuanto a Europa, los paises ricos están intentando rebajar sustancialmente sus aportaciones y señala Charles Michel, presidente del Consejo Europeo «menos dinero, más cosas en que gastarlo». A ello hay que añadir los efectos del Brexit. Uno de ellos inmediato, ya que el Reino Unido era contribuyente neto en casi 10 mil millones de Euros anuales, que afectarán sí o sí. Pero es que no se cuenta con otro posible efecto retardado, ya que a la hora de calcular porcentajes de PIB sobre la media europea con el objeto de formar parte de alguna región con derecho a ayudas preferentes, hay que pensar que al salirse un país rico, la media baja y posiblemente no tengamos derecho a esos recursos. —Por último y no menos importante, mi experiencia profesional en el mundo de la inversión institucional me dice que el dinero se retrae ante la incertidumbre. Sin entrar en muy respetables cuestiones identitarias, respondan sinceramente a la siguiente pregunta: «¿Invertirían en un territorio si existiese la posibilidad de segregación de otro, desconociendo el marco jurídico en el que se van a desenvolver?» Algunos aún así lo harían, la mayoría no. Unos pocos esperarían. Y lo harían a precios de saldo.

León tiene futuro si sigue el camino de las Highlands
Comentarios