sábado. 03.12.2022

NADA por aquí, nada por allí... Zas! La paloma desaparece del sombrero. Nada por aquí, nada por allá... Zas! La paloma sale de la manga del mago... La magia es ilusión, pero detrás de cada número hay un truco cuya complejidad abarca desde la más pura ingenuidad a la perversión, tal y como ilustra la película

, de Christopher Nolan.

A finales del siglo XIX, los magos eran ídolos de una sociedad ávida de espectáculo y de inventos. A principios del siglo XXI, la televisión sacia o acaba con el entretenimiento de las masas y la política es el nuevo espectáculo de magia. Nada por aquí... Nada por allí... Y aparece un plan para frenar la crisis en los municipios... Y la reurbanización de la calle Ancha se lleva casi el 50% del presupuesto en la capital leonesa.

Nada por aquí, nada por allí... otro plan nos redimirá de la violencia machista, en el campo y en la ciudad... Nada por aquí, nada por allí... El banco de pensadores de la Junta (las pensadoras brillan por su ausencia: una de cada cuatro) nos dará la «solución» al caos de la des-centralización... mientras nos

como es debido.

El alcalde de León nos acaba de presentar un nuevo prestigio muy sencillo, en apariencia: Doce valen más que uno. Depende. De lo que salga del sombrero y de lo que el público vea, o sea capaz de ver, en el espectáculo. El prestidigitador tiene que actuar con gran rapidez, como la propia palabra indica, para que funcione la ilusión.

En la película el maestro de los magos rivales criaba palomas mansas que hacía «desaparecer». Nada por aquí, nada por allí... Las palomas iban cayendo, día tras día, en la caja oscura. Amansadas para la eternidad. Por eso los pájaros libres no sirven para hacer magia.

Nada por aquí, nada por allí... la semana termina con otro truco mediático: la

foto de Soraya Sáenz de Santamaría en

, que dará mucho que hablar sobre frivolidad. Hasta hace unos días se habló de soberbia de la ministra Chacón por ponerse pantalones. ¿No será envidia de libertad?

Magia
Comentarios