martes 18/5/21
Valencia de Don Juan

Método científico e intoxicación científica

El PSOE niega que peligren las subvenciones

Sabemos con certeza, que Euclides nació y enseñó en Alejandría, cuya obra emblemática Los Elementos, consta de trece libros.

Aunque los autores cristianos ponen en solfa, que la Biblia, es el libro mas traducido del mundo, simplemente les hago esta reflexión: tomen el pueblo más pequeño de China que tenga una escuela. Es seguro que el maestro de matemáticas a los niños de 12 años les habla de que «existe al menos una recta paralela a otra dada, pasando por un punto también dado», y de la Proposición 5: «los ángulos de la base de un triángulo isósceles son iguales» (esta proposición 5, constituyó en La Edad Media, el «pons asinorum» (el puente de los burros), cuya demostración debían conocer los estudiante para poder continuar sus estudios de Geometría. De igual forma ocurre con el pueblo mas pequeño que tenga escuela, en India, Malasya, Australia, Patagonia, Groenlandia, Alaska, Senegal o en Pakistán, en cuyo pueblo nunca han oído hablar ni de Cristo ni de la Inmaculada Concepción, aunque sí otras variantes de dichos mitos y leyendas.

El método seguido por Euclides es el axiomático-deductivo Arquímedes utilizó el método de «exahusción», para el cálculo de áreas con un lado curvilíneo, expuesto en su libro Cuadratura de la parábola, (para mas información, utilice el libro: El pensamiento matemático de la antigüedad a nuestros días, página 157, cuyo autor Morris Kline, Ed. Alianza Editorial, escribe una obra de gran talla). El método consistía en aproximar el lado curvilíneo mediante polígonos por defecto y por exceso hasta dejarlo «exhausto», este método evita el paso al límite, realizado por Leibniz.

Lo que impulsó a los griegos a crear y apreciar la matemática fue el fuerte deseo de comprender las leyes de la Naturaleza y las leyes que rigen el Universo. Es un hecho incuestionable que sin hipótesis no hay ciencia, unas son mas arriesgadas que otras, pero sin su establecimiento no hay desarrollo científico.

Eratóstenes de Cirene, (284- 192 a.C.), director de la biblioteca de Alejandría, matemático, poeta, filósofo, historiador, y con fama de ser uno de los hombres mas cultos del mundo antiguo.

Uno de sus cálculos mas famosos es la longitud de la circunferencia de la Tierra, (en la pag. 220 del libro citado, puede verse su desarrollo). Eratóstenes hizo estas hipótesis:

1.- Considera el foco de los rayos solares (El Sol), está lo suficientemente alejado como para considerar que dichos rayos inciden de forma paralela a la Tierra.

2.- Supone que la Tierra es esférica.

El error cometido haciendo estas hipótesis es del 2% en la determinación del radio de la Tierra. Se supone que Cristóbal Colón, conocía el trabajo de Erastótenes antes de emprender su viaje hacia América.

Lo que impulsó a los griegos a crear y apreciar la matemática fue el fuerte deseo de comprender las leyes de la Naturaleza y las leyes que rigen el Universo

La siguiente hipótesis es más arriesgada: Uno de los hitos más importantes de la historia de la Humanidad fue la aprehensión del fuego, el trasladarlo y llevarlo al hogar para su utilización tanto doméstica como en la fabricación de armas para la caza y la posibilidad de la obtención de alimento.

S. Freud, ante este hecho escribe, que cuando el hombre renunció al intenso placer homosexual de apagar el fuego mediante la micción, pudo aprehender el fuego y trasladarlo (cito de memoria).

Así pues la hipótesis va indisolublemente unida a la Ciencia, así como la verificación de los resultados mediante observaciones independientes (y observadores así mismo independientes) , espacio-temporal.

El principio de causalidad debe cumplirse en todo proceso científico. Por ejemplo, si un fóbico a volar en avión, se somete a una psicoterapia, si la fobia desaparece, el método es válido si su efecto permanece invariable en el tiempo, en profundidad y extensión. Este principio es común a todas las disciplinas científicas físico-naturales. Las preguntas que surgen en cualquier resolución de un problema se reducen a:

La solución ¿es única? Existe otra mejor, mas sencilla, miniminiza el gasto?, ¿se obtiene el máximo beneficio con el menor gasto?

En el caso de que un hecho deba ser explicado siempre se prefiere modelos sencillos, elegantes, términos bien definidos, y soluciones a ser posibles redondas.

Voy a referirme a dos casos a mi entender de intoxicación científica.

Corría el año 1981, y en mi clase de matemáticas de segundo de bachillerato, en Sahagún, intenté hacer comprender lo siguiente: «dado el siguiente conjunto, donde se ha definido una ley de composición interna dada y una ley de composición externa dada, constituye el citado conjunto así definido un espacio vectorial».

Mis alumnos tenían 17 años, y su cara mostraba cualquier emoción, menos alegría. Uno de aquellos chicos es hoy un conocido actor que, sin lugar a dudas, nunca volvió a necesitar saber de tal cuestión.

El Ministerio de Educación había sido asaltado por los Bourbaki, matemáticos franceses que exigían un rigor extremo en la enseñanza de las matemáticas en todos los niveles de la Educación, pues pensaban que de esa forma se podría contribuir a estructurar mejor la mente de los estudiantes, y lo que en realidad produjo fue un intenso malestar tanto entre profesores como en alumnos.

Afortunadamente solamente sobrevivieron cuatro o cinco años, pero el daño fue hecho.

Consultando la pagina web psicomundo.org, en la entrada correspondiente a la biografía de Jacques Lacan, leo lo siguiente: «En junio de 1932 empieza su análisis con Rudolph Loewenstein, mejor analista didáctico de la Sociedad Psicoanalitica de París (SPP), y finaliza abrupta y violentamente seis años mas tarde.

Loewenstein comentó entre sus allegados que Lacan era inanalizable».

Por mi experiencia personal la cura en análisis es una cura por amor, por lo que es imposible hacer un análisis exitoso bajo las premisas realizadas por Lacan, lo cual me indica que Lacan vivió y murió como un neurótico más. Eso sí, intoxicó a diestra y siniestra.

Método científico e intoxicación científica
Comentarios