jueves 22/10/20

El momento decisivo de la transición minera

El informe sobre la transición energética que el ‘comité de sabios’ entregará al Gobierno tiene uno de sus ocho capítulos dedicado en exclusiva a analizar la repercusión que el cierre de las instalaciones como las minas, las centrales térmicas y las nucleares tendrá en las comarcas en las que se ubican. En un pequeño avance conocido ayer se habla de que los expertos aportan una batería de propuestas y de que la descarbonización es una oportunidad para la creación de empleo. No andará lejos el momento de demostrarlo y por ello, en este escenario tan crucial, es imprescindible que las administraciones leonesas estén permanentemente en alerta para que la predisposición actual a trabajar por una ‘transición justa’ no se quede en mera palabrería. La reindustrialización de las cuencas, esta vez sí, ha de ser real pues en este pulso León se juega todo. No olvidemos que la minería del carbón no ha supuesto solamente la supervivencia de las cuencas; también ha sido durante décadas uno de los motores económicos de la provincia y el que considere que su desaparición no se va a sentir en la economía provincial va errado.

Recientemente un informe del Consejo Económico Europeo auguraba que serán necesarias dos generaciones para sustituir el impacto del carbón en las comarcas mineras. Hablamos de una perspectiva de 50 años para los que se hacen imprescindibles planes de transición que impliquen a varios sectores y que se habiliten y plasmen en un compromiso a nivel nacional con el apoyo de los fondos estructurales y de inversión europeos.

El momento decisivo de la transición minera
Comentarios