viernes 3/12/21

El mensaje de los voceros de Podemos a sus mesnadas es  más fácil de elaborar que una tortilla de patatas. España está dominada por una oligarquía podrida que no paga impuestos, remunera injustamente a sus  sufridos operarios y evade la mayor parte de sus beneficios Este grupo está protegido por una casta infame de políticos corruptos que expolia impunemente el dinero público y que reciben a cambio, al retirarse,  un sillón  en los consejos de administración de las empresas cuyos intereses amparaban cuando gobernaron. 

Es el mensaje perfecto para un electorado formado en su mayor parte por jóvenes iletrados,  con una formación deplorable, (etiqueta Logse y sucesivos sucedaneos) de familias truncadas, (vía divorcio exprés),  con escasas opciones de éxito laboral y una marcada querencia por el dolce far niente o viva la fiesta. El remedio para esta anomalía que describe la propaganda de los morados es sencillo también. Gravar a esa oligarquía con impuestos muy altos y repartir la recaudación entre los pobres necesitados. Con esa mágica receta es posible, no solo mantener el estado de bienestar sino mejorarlo con más servicios públicos y derechos civiles como la renta básica, la vivienda gratis, etc

Si el electorado de los morados tuviera la  formación exigida a los 15 años de educación  pública obligatoria que recibieron de bóbilis, o sea gratis, y derrocharon penosamente, deberían saber que esos oligarcas a los que dicen querer expropiar no se dejarán porque tienen los medios para llevarse su dinero a otras partes del planeta.  Con lo que esa recaudación extra para los nuevos servicios sociales la pagará la clase media que vive trabajando, con sueldo propio o sueldo ajeno, pero trabajando, autónomos y operarios.

Pero es que además, esos ilusos votantes del paraíso solidario  deberían saber que esa pretendida recaudación que acaba pagando la clase media no llega siquiera.  Porque  el estado de bienestar cuesta anualmente  medio billón de euros y para conseguir esa cantidad necesitamos que los extranjeros nos presten al menos 100.000 millones euros de deuda pública, que es la cantidad que gasta el Estado por encima de lo que recauda, o sea, el déficit. Si no gastaran su tiempo en quemar las noches de garito en garito y quemarse los días, de app en app, jugando a hacer de managers de equipos de Champions League) lo sabrían de sobra pero claro, pensar, cansa. Claro que la izquierda, y también la derecha, ya sabe el truco, aumentar la deuda del Estado para compensar el déficit que ya alguien la pagará, y cómo nos sale tan barata por qué vamos a preocuparnos.. 

Con estas simples  cuentas los crédulos electores de la marca morada, deberían saber que esas promesas son embustes de chirigota  para auparse a los despachos, un grupete de espabilaos, apropiarse de los recursos del estado y repartirlos entre sus cohortes de enfeudados. Pero claro hacer cuentas cansa, y para estos vástagos de la Edad de la Play, que creen que entienden de todo solo con mirar los titulares de la Web, y que dividen con dificultad cifras de tres dígitos, mejor que piensen otros, que empieza el partido de fútbol, oye, o ya está tocando la orquesta.

Morados empanados
Comentarios