viernes. 27.01.2023

En el foro de Davos, que no por casualidad se celebra en Suiza, que es la patria del dinero, dicen que están muy contentos. Hay un gran ambiente de optimismo. No es que crean que el mundo es óptimo, pero están convencidos de que lo peor ha pasado y esperan la recuperación de la economía mundial, o sea, de la que afecta a los países más poderosos económicamente. ¿Cómo podíamos reconocer a la llamada sociedad del bienestar por muy buenos fisonomistas que seamos si ha permanecido entre nosotros tan poco tiempo? Los directivos españoles, según cuentan, son los más ilusionados al comprobar que la salida de la crisis toma cuerpo, no sin haber dejado de cuerpo presente a millones y millones de los que contrataron.

Nos han convencido de que es necesario para que todo mejore que le vaya muy mal a la mayoría de los que tienen trabajo, que es una mayoría minoritaria. Reconociendo su sacrifico se consideran compensados y agradecidos por los servicios mal pagados. ¿Cómo no dar saltos de júbilo si os aseguran que iremos de peor en mal? El Fondo Monetario Internacional, que estaba siendo muy negativo con España, donde quizá haya más golfos por metro cuadrado que en ningún otro lugar, se ha mostrado exultante al triplicar la previsión de crecimiento para este año hasta el 0,6%. Ya sabemos la importancia que tiene los decimales en la macroeconomía, pero no nos parece un avance espectacular y sobre todo lo vemos lejano, ya que el año es muy largo y estamos en enero.

El enfermo todavía respira, pero los médicos de Bruselas advierten de que le espera una larga convalecencia. Habrá que continuar con las reformas. Quizá nos esté afectando una suerte hipermetropía consoladora que nos hace percibir imágenes más allá de nuestra retina, porque la verdad es que no vemos que la cosa vaya mejor. Lo que ocurre es que estamos ansiosos de buenas noticias y por la claraboya de Davos ha entrado un rayo de sol, bastante tímido y apocado pero algo es algo. Ojalá se convierta en luz refulgente y llegue a todos, no solo a los grandes directivos reunidos en Suiza.

Muy buenos fisonomistas
Comentarios