domingo 28/2/21

Sin ninguna vergüenza

Es literal. La sociedad está cansada de frotarse los ojos ante lo que ocurre delante de ella y nadie se para a decir algo muy en serio. No nos lo creemos, pero es cierto. Para tranquilizarnos a nosotros mismos decimos en voz alta que nadie hubiera pensado hace un año que íbamos a vivir todo esto. Pero la triste y cruda realidad es que todos, absolutamente todos, andamos como osos encerrados en jaula y que no dejan de deambular sin llegar ninguna parte. Hay que vivirlo y hay que sufrirlo.

No defiendo que alguien debe tener la varita mágica para solucionar todo esto de golpe y santas pascuas, pero sí quiero dejar claro que estamos, y quien sabe si seguiremos estando, sufriendo una falta de buena gestión, por tanto de buenos, que clama al cielo. No se puede tener tanta desidia, tanta mala información, tanto mal hacer, tanta mentira disfrazada de buen hacer, tanto sin sentido, en fin. Dice el diccionario que vergüenza es el sentimiento que produce una falta cometida o una acción deshonrosa y humillante. Da igual. O no lo entienden o no lo quieren entender, que es mucho peor.

En esta absurda pandemia, estamos a la cola de las cosas bien hechas y a la cabeza de las cosas mal hechas, siempre comparándonos con nuestros vecinos. Un poquito de vergüenza, por favor. Hasta los niños se ponen rojos cuando algo hacen mal y se les reprocha. Nuestros gobernantes, nuestros gestores, pasan de tener vergüenza. Ellos son el centro del Universo y todo debe girar alrededor de ellos. Pero eso si, dando siempre lecciones.

Muchas veces hace más oposición al propio Gobierno la gente de Podemos que el PP, o Vox, o Cs

Teníamos un Ministro de Sanidad que en plena pandemia, atención, en plena pandemia, dimite y se va con la música a otra parte porque le interesa más. ¿Conocen vdes, algún caso similar en Europa, ¡qué digo en Europa!, en el mundo?

A pesar de los pesares y en contra de los tópicos, Spain is different, qué le vamos a hacer. Y, naturalmente no ha faltado quien ha defendido esa chapuza de ahora dejo esto, con aprobación de jefe, faltaría más, y ahora me voy allí, también con aprobación del jefe.

¿Y toda esta situación, ¿cuanto va a durar todavía? Porque si queremos echar mano de las elecciones, esto va, al menos hasta ahora, esto va para largo.

Y, por cierto en todo este circo, ¿donde está la oposición? Digo la oposición de verdad, la que debe y tiene que recordar al gobierno una cosa que se llama vergüenza. Pues por lo que se ve y se escucha alrededor, la oposición de verdad está desaparecida en combate. Y la sociedad muerta de miedo, sin saber que hacer en muchas ocasiones, y contemplando, eso si, las disputas internas entre PSOE y Podemos.

Muchas veces hace más oposición al propio Gobierno, la gente de Podemos que el PP, o Vox, o Cs, y eso va contra natura, eso no es normal, eso no hay quien lo entienda. Por eso la sociedad no ve firmeza en responder al Gobierno y no se siente segura.

Juegan a favor de corriente los clientes de Tezanos y eso les basta para presumir de que la legislatura será muy larga haciendo y deshaciendo sin dar realmente y con seriedad, cuentas a nadie. ¡Qué espectáculo!

Y en todo este circo, aparece como nuevo invitado; el numerito de las vacunas.

Ahora tenemos vacuna, ahora ya no tenemos vacunas, ahora se vacunan quienes no deben ahora ya hay vacunas ahora vuelven a faltar

¿Quien dirige todo eso, por favor? ¿Quien es el verdadero responsable?

¿Por qué siempre tenemos que estar en el escaparate de calle del pecado? ¿Por qué no se nos encuentra nunca o en rarísimas situaciones como líderes de la investigación, de la famosa I+D+I. ¿Somos seres de otra galaxia? De ninguna manera. Somos gentes que quieren hacer las cosas bien, que quieren imitar y tomar nota de cómo lo hacen los mejores, que quieren que su país, España, esté siempre en vanguardia y pueda enseñar al mundo nuestros valores.

Pues mire usted, no es así. Parece que necesitásemos siempre un correctivo para enderezar siempre nuestro comportamiento. Por eso el camino es mucho más duro y es mucho más largo. Con lo sencillo que sería todo teniendo un poquito de vergüenza.

Sin ninguna vergüenza
Comentarios