sábado 31/10/20

Nos están volviendo locos

No he conocido mayor desbarajuste en la gestión de cualquier cosa. Se les hacía pequeña la boca criticando lo que hacía el Gobierno cuando ellos eran oposición y ahora que el gobierno son ellos, no dan una a derechas (faltaría más) y, por supuesto, ni caso a la oposición.

El verano que hemos vivido ha sido de aúpa. Como dicen los cursis, no ha tenido desperdicio. Mi opinión personal; todo el verano ha sido un desperdicio. El presidente, de vacaciones de palacio en palacio y tiro porque me toca, el Gobierno, cada uno por su lado, en playas, pero sin mascarilla y sin guardar distancias. (P. ej. ministro de Justicia, con el tal Chaves y Marichel Batet, en las playas de Cádiz), pero ustedes, saben que no pasa nada, salvo que le pille a usted la autoridad competente sin la mascarilla. Entonces, multa al canto. La ministra de Educación, debe ser por la época, está siempre a por uvas. ¡vaya ejemplo! Debe seguir pensando que los hijos no son de los padres y por eso la cosa está como está.

Por otra parte, con esa maravillosa idea del presidente de traspasar el marrón de la gestión de la pandemia a las autonomías, pues todo solucionado. Ver para creer.

Daba la sensación viendo las vacaciones del presidente para abajo que aquí no pasaba nada     y que el virus se iba solo. ¿Cómo fue     el ridículo         que decían     los que nos daban consejos diarios?

¿Que ha ocurrido o está ocurriendo con todo este carajal que ha montado este Gobierno de mediocres que tenemos? Sencillamente que le gente no sabe lo que hacer y lo que es muchísimo peor, la gente, el ciudadano, se ha dado cuenta, es consciente, que ese fantástico gobierno que tenemos no tiene ni pajolera idea de como salir del atolladero en el que, en él solito, se ha metido. Están pidiendo ayuda desesperadamente a quien puede saber algo de eso, bien entendido que la decisión la toman ellos de forma que seguiremos yendo de culo sin posibilidad de elección.

Una vez más somos el hazmerreír de Europa. No tenemos remedio. Me refiero a la imagen que se está nuestro el gobierno, aunque en Europa, mucho más expertos y mucho más listos, ya nos conocen.

Es costumbre que cada final del verano, me refiero a los veranos que ya han pasado, que ya hemos vivido, siempre aparecía una frase mágica que quería advertirnos de la dificultad que se nos venía encima con la llegada del otoño. Pues eso, esos comentarios, serían hoy un juego de niños, comparado con lo que este otoño nos espera. En dos items super importantes. La salud y la economía. ¿De verdad lo hemos pensado detenidamente?

En el tema de la salud, produce escalofríos pensar que la pandemia sigue con nosotros y en absoluto tiene pinta de que nos va a abandonar. Eso supone todos los problemas del mundo en hospitales, residencias, etc. etc. que comienzan a no dar a basto a pesar de las opiniones del eminente doctor Simón. No se concibe que otros países estén ya con un control del tema que llama la atención y en el nuestro oyes hablar a un sanitario y se te cae el alma a los pies. ¿Pero no habíamos quedado que teníamos la mejor sanidad del mundo? A ver quien la encuentra. Por aquí a juzgar por los resultados está desaparecida, o bueno, con un estrés insuperable. Pobres de nosotros. O sea que nuestra salud mientras tengamos como estrella invitada a esta pandemia, irá a peor.

¿Hablamos algo de economía? ¿Se habrá parado a pensar, en serio, este grupo de amigos que es el Consejo de Ministro las consecuencia económicas que va a reportar, está reportando, la gestión de la puta pandemia? ¿Se ha pensado en eso, en serio?

Daba la sensación viendo las vacaciones del presidente para abajo que aquí no pasaba nada y que el virus se iba solo. ¿Cómo fue el ridículo que decían los que nos daban consejos diarios, don Simón y el señor de negro que le acompañaba, cuando decían que con el calor el virus moría, que no lo aguantaría? Ja,ja,ja,ja.

Pero naturalmente ni una sola vez apareció alguien retractándose de las muchas equivocaciones que nos iban transmitiendo.

Bien pues la economía, quiero decir la mala economía que nos espera será de batir record. Qué consulten con los jóvenes que quieren trabajar desesperadamente. Que les hablen como cuando les piden el voto, con cercanía y haciéndoles creer que todo se arreglará.

Aumentará el paro. Cerrarán más empresas. Los salarios disminuirán. Las pensiones, vaya usted a saber, o si lo sabe, calle porque es para llorar. Los emprendedores no se creen lo que están viviendo. Los bancos, haciéndose un lío para retener clientes e intentar dar créditos. Los pequeños comercios, se convertirán en diminutos o desaparecerán, Los grandes, serán medianos.

¿Y todo esto es lo que nos espera?

¿Y las consecuencias de todo esto las vamos a tener que aguantar con el presidente y el coletas dando clases de como hay que gestionar todo esto?

Aviso a navegantes. Se nos vienen encima los Presupuestos Generales del Estado y la educación de los niños. ¿No pregonabais la solución cuando erais oposición? Pues hale. A ponerlo en marcha.

Nos están volviendo locos
Comentarios