jueves 6/8/20

Pequeñas historias de la radio leonesa

Se cumplirán el próximo dia treinta y uno de octubre sesenta años de la inauguración de Radio Popular de León, perteneciente a la Cadena de Ondas Populares Española (Cope), emisoras que la Conferencia Episcopal distribuyó paulatinamente en cada una de las distintas diócesis. Las instalaciones fueron bendecidas por el obispo don Luis Almarcha Hernández. Nacía, en palabras del presidente de su Consejo de Administración y la vez de la Junta diocesana de Acción Católica, Emilio Carnevali, con la misión de informar, entretener y hacerse eco de la voz y la opinión de los leoneses..

Su primer director, el sacerdote Jose Luis Alvarez de la Riva, a la vez delegado diocesano de Medios de Comunicación Social, se rodeó de un equipo joven y entusiasta, que se estrenaba profesionalmente en el medio y que suponía una novedad para la audiencia. Manuel Ramón Fernández Panero, poeta y escritor, era el jefe de programas; Manuel Tomé, colaborador periodístico, el redactor jefe; sobresaliendo entre el grupo de locutores María Teresa Martín Villa, hermana de quien años más tarde sería ministro en varias ocasiones, la cual alcanzó gran popularidad con sus campañas en favor de los más necesitados. Su inesperado fallecimiento en plena juventud se tradujo en uno de los acontecientos más multidudinarios que se recordaban en la ciudad

Previamente habían creado una serie de corresponsalías en la provincia la primera de las cuales, la de Astorga, me fue confiada. Lo recuerdo porque también como ellos me estrenaba en la información radiofónica. Y porque pocos meses después de mi bautizo en el medio recibí la confirmación al ser llamado para formar parte del equipo fundacional de Radio Popular de Astorga, impulsada y protegida por aquel inolvidable obispo y más tarde cardenal, que fue don Marcelo González Martín.

No era fácil la tarea que se le encomendaba a la nueva emisora de la capital leonesa alguno de cuyos programas de carácter religioso fue suficiente para que de inmediato el gracejo leonés la denominase Radio Bonete. Tenía que disputarse la audiencia con la emisora decana de la provincia, Radio León, de la Cadena SER (Sociedad Española de Radiodifusón) que contaba con más socios que la mismísima Cultural Leonesa Y con La Voz de León, de la REM (Red de Emisoras del Movimiento) la emisora oficial, conocida también como Radio Falange.

El horario de emisiones de todas ellas era de ocho de la mañana a doce de la noche, siendo la casi totalidad de sus programas de realización y contenido exclusivamente local, justamente lo contrario de lo que ocurre actualmente. Significativa era la despedida y cierre de emisiones de cada una de ellas. Radio León lo hacía, tras sus buenas noches, con el Himno a León. La Voz de León con el Cara al Sol y Radio Popular con el Aleluya.

Con el paso de los años Radio Popular se fue consolidando de tal manera que algunos de sus programas, especialmentelos los emitidos en Cadena, son actuialmente, según los índices de audiencia, los más seguidos por los oyentes leoneses. Sería imposible enumerar los muchos y brilantes profesionales que a lo largo de los años contribuyeron a acrecentar su audiencia. Especial relieve alcanzó mediados los años ochenta al incorporar y poner al frente de sus informativos, entrevistas y comentarios de actualidad local, a dos jóvenes periodistas, Pedro Trapiello y Gonzalo Rodríguez, que incrementaron la audiencia de manera llamativa, hasta el punto de ser fichado Trapiello como colaborador asiduo del programa nacional que dirigía Luis del Olmo.

Los cambios que desde entonces ha experimentado la radiodifusión, atendiendo a los nuevos tiempos y a los adelantos tecnológicos posibilitan al oyente ver atendidos sus gustos y preferencias en diferentes frecuencias y fórmulas. Por contra las conexiones actuales con las respectivas cadenas nacionales, que alcanzan la casi totalidad de la programación, han diezmado las plantillas locales y aquellos más de veinte profesionales por emisora de entonces se cuentan ahora con los dedos de la mano.

Ultimamente, y sin duda para no coincidir con otras nominaciones surgidas a nivel nacional, las emisoras de Radio Popular han ido cambiando su indicativo, en el caso que nos ocupa por el de Cope León, con el que se dispone a cumplir su feliz y esperanzador sesenta aniversario.

Pequeñas historias de la radio leonesa
Comentarios