domingo 29/11/20

‘Piedras vivas’ de Gabino García García

Piedras Vivas es el resultado de una investigación realizada por Gabino García en 1962 que hoy, después de 58 años, ve finalmente la luz.

D. Gabino, Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y Licenciado en Filosofía y Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, ejerció unos años como párroco de Castrillo de la Ribera y de Palanquinos y más tarde como catedrático de Filosofía en el Instituto Lancia de León.

Para conseguir su Grado en Teología realizó un estudio sobre El sacerdocio de los fieles en la antigua tradición patrística que hoy, bajo el título de Piedras Vivas, finalmente aparece en las librerías. Entre la mucha literatura que se ha escrito sobre este tema, la obra de Gabino sobresale con luz propia, alumbrando una etapa interesantísima de la historia de la Iglesia primitiva.

A través de su trabajo de investigación, Gabino recrea los primeros cuatro siglos del cristianismo y las diferentes formas en que los cristianos vivían su participación en el sacerdocio de Cristo.

Se puede decir que Piedras Vivas sigue la misma línea de investigación que otras obras del mismo autor, como Fray Luis de León, teólogo del Misterio de Cristo, Fray Luis de León: Filósofo platónico-agustiniano del Renacimiento Español, Datos de un Pontificado, sobre la vida de Luis Almarcha Hernández y otros.

Piedras Vivas, editada por Printermania, C/ Covadonga, nº 6, León, después de tantos años de haber sido escrita, sigue de actualidad en los ambientes eclesiales; pues conocer el sacerdocio laical tal como se entendió y se ejerció en los primeros siglos del cristianismo es algo refrescante y revitalizador para los laicos comprometidos con su fe y con la Iglesia en el siglo XXI.

El autor, después de hacer un breve análisis del sacerdocio en el Antiguo Testamento, pasa a estudiar el sacerdocio de Cristo y de la Iglesia, señalando las distintas interpretaciones que se dieron del mismo en los primeros siglos del cristianismo. Al estudiar el sacerdocio de los fieles distingue tres épocas: la postapostólica, correspondiente al siglo I, el período apologético, en el siglo II, y el período clásico, que comprende los siglos III y IV.

Resulta interesante conocer las distintas interpretaciones que la Iglesia hace del sacerdocio de los fieles en cada una de estas tres etapas. En la época postapostólica, dice Gabino, domina la concepción de un «sacerdocio espiritual como único culto agradable a Dios en contra de los sacrificios materiales de los judíos y los paganos».

El período de los apologetas (siglo II) crea una literatura, por una parte, defensora de las calumnias de que son objeto los cultos cristianos y, por otra, desarrolla la doctrina sobre el sacrificio cristiano y la función del creyente, que consiste en «elevar oraciones, alabanzas y acción de gracias a Dios».

El período clásico (siglos III y IV) se caracteriza por la aportación doctrinal que sobre el sacerdocio de los fieles van haciendo los Padres de la Iglesia, desde San Ireneo con su sentencia: «Todo hombre justo tiene la dignidad sacerdotal», San Clemente de Alejandría, San Juan Crisóstomo y otros, hasta San Agustín.

Todos ellos coinciden en afirmar que el sacerdocio laical consiste en «la vida en Cristo» y en el sacrificio personal, y mencionan como dos formas de sacerdocio: el espiritual y el heroico propio de las vírgenes y de los mártires.

Para los Santos Padres el origen del sacerdocio laical está en el bautismo, por el que todos los bautizados son miembros de un «pueblo sacerdotal». El bautismo capacita para la asistencia a la Eucaristía de forma participativa. Dice Gabino que «no se conciben en la antigua comunidad cristiana miembros presentes meramente espectadores». Los bautizados son quienes presentan las ofrendas y quienes asienten con el «amén» a las distintas partes de la Eucaristía que va realizando el sacerdote ministerial.

Para terminar, podemos decir que Piedras Vivas es un compendio muy bien documentado y de fácil lectura, que Gabino, su autor, centra en torno a su tesis fundamental: todos los bautizados participamos del sacerdocio de Cristo. El conocimiento de esta realidad histórico-teológica ayudará a retomar aquellas prácticas primitivas y a proyectarlas entre los bautizados y comprometidos con la Iglesia en nuestros días.

‘Piedras vivas’ de Gabino García García
Comentarios