jueves 24/9/20

Hay quienes se lo creen

Nos están poniendo muy fácil ver en qué consiste ese absurdo de la «nueva normalidad». Yo pensaba que era imposible llegar a entenderlo (por absurdo) pero me equivocaba; es fácil, se ve a diario, nos lo restriegan por ojos y oídos continuamente.

En fórmula se ve claro y pronto, después se puede explicar para los menos científicos:

Odio a España + fanatismo + ideología = veneno contra humanos.

Aunque los datos son miles, anotamos solo alguno de cada término de la ecuación, se entiende fácilmente: Despreciar, ningunear, cuestionar y abuchear al rey, máxima representación de España, eso es odio. Y más siendo, al mismo tiempo, corifeos, reverentes, generosos y dadivosos con el vecino rey del sur.

El fanatismo tiende siempre al monopolio, y así funciona este. Trabaja muy duro para monopolizar el discurso

Millones de españoles sometidos a pedir limosna, cuando, al mismo tiempo, muchos miles, que pueden ser millones de inmigrantes ilegales a quienes se oferta todo. Y según Podemos hay que hacerles españoles a todos los efectos, con honores y todo gratis (ese todo es lo que necesitan los españoles que piden limosna y no les llega).

Mientras tanto se fomenta y se regala el asesinato a posibles españoles en el vientre de sus madres; 100.000 al año. Hay que dejar sitio para los pateranos. Eso es odio a España y a los españoles.

El fanatismo progresista se manifiesta, además de todo lo anterior, en llenar las calles de antifas, mamporreros, deslenguados y demás «educados izquierdistas» para acallar, por todos los medios progres, al que no piensa, habla o se envilece con ese progresismo. Por fanatismo se hace lo que sea, lo que mandan o lo que haga falta, por ejemplo, los aplausos fanatizados en el Congreso.

El fanatismo tiende siempre al monopolio, y así funciona este. Trabaja muy duro para monopolizar el discurso, los medios de comunicación, la movilidad de la gente, las fuerzas de seguridad, la justicia, la otra justicia, la 3ª justicia y la última justicia. Todo bien fanatizado.

El tercer elemento de la fórmula es el engaño como sistema, la mentira como bandera, la ideología genérica como discurso, para tapar todo lo demás y que todo suene a género ¡Y vaya si suena! Ya es estruendo; como que van clasificados y nominados más de 30 géneros; con eso se puede componer más ideología que con toda la obra de Marx y Hengels juntos.

Todo lo anterior, como conjunto disjunto es igual a: veneno para los humanos de esta sociedad llamada España: gente en la calle, pobreza rampante, niños hambrientos, cierran más de 600.000 empresas, violencia unilateral, droga a mansalva, ilegales invasores, Eres, Ertes, despidos, cierres, suicidios que se ocultan, y virus que campa por sus fueros gracias al gobierno que pone todos los medios, en especial el engaño, la mentira, la farsa, el odio, etc.

«Caminaba el rey don pedro» mendigando por Europa limosna para mantener su macro-gobierno, su macro-administración, su macro-sillón, sus macro-chiringuitos subvencionados, que sirven de escabel a su sillón y a sus pies, también ideologizados, por descontado.

Todo ello requiere mucho money, Europa tiene que ayudarte, ya que de ningún modo puede quitarse o recortar de todos los macro, donde sobra tanto montaje caro, muy caro, pero que es basamento, cimientos del sillón. Si quitamos de ahí se puede desmoronar todo el tinglado.

Hay que odiar a España, fanáticamente y con mentiras por ideología progre. Los españoles, que ingieran esos venenos, o si no, que se cambien a fanáticos progres, ideologizados y con odio a España como este gobierno.

Hay quienes se lo creen
Comentarios