sábado. 28.01.2023
LA JURISPRUDENCIA del TSJ de la Comunidad Valenciana puede contribuir a resolver el disparate urbanístico que afecta al litoral de dicha región -y, por extensión, el del resto de España: el TSJ ha decidido suspender el proyecto urbanístico de Pinaret en el pueblo valenciano de Ador, tal y como solicitaba la Confederación Hidrográfica del Júcar, por no estar acreditado el suministro de agua. De momento, la doctrina del tribunal afecta a más de una docena de planes urbanísticos aprobados por la Generalitat valenciana y que han sido recurridos por la Confederación y la Delegación del Gobierno con idénticos argumentos. Entre estos planes recurridos están el polémico «Manhattan» de Cullera -que prevé la construcción de 35 rascacielos en la desembocadura del Júcar.

Sin agua, no hay cemento
Comentarios