domingo 28/2/21

Los tecnócratas al poder: vuelve Super Mario Draghi

Para quienes no recuerden quien es «Super Mario», vamos a remontarles a la crisis financiera de 2008, cuando el euro estuvo en serio peligro de sobrevivir a la crisis que provocaron las hipotecas basura, con epicentro en EE UU y tsunami mundial, cuyas consecuencias se siguen notando.

Por aquellos años, el presidente del Banco Central Europeo, era el italiano Mario Draghi. La gestión que hizo de la crisis financiera, le ha llevado a ser reconocido con un enorme prestigio, que se mantiene hasta la actualidad. Todos los profesionales del mundo financiero recuerdan su famosa frase en 2012: «Haré lo que haga falta para que sobreviva el euro, y créanme, será suficiente».

Dichas palabras llegaron a los mercados financieros como el agua en el desierto, con un impacto de proporciones sanadoras enormes, que mantuvieron a flote la divisa europea, con la estabilización de los distintos mercados financieros, no sólo a nivel europeo, sino también mundial.

La gran sorpresa ha saltado, cuando ha aceptado el encargo de formar gobierno en su país, pudiendo llegar a ser primer ministro de Italia, si su propuesta de nombramiento para este cargo sale adelante. Sus indiscutibles capacidades técnicas, su capacidad de compromiso y valores personales, le avalan desde el punto de vista tecnócrata.

A partir de ahora, todo va a depender de cómo gestionen los fondos de recuperación de la Unión Europea

No obstante, se va a tener que defender y mover en el terreno político, que es más complejo. Para quienes le conocen, consideran que si bien sus capacidades técnicas son su gran arma, no le faltan habilidades en el terreno político, tal y como ya demostró cuando estaba al frente del BCE.

Con este sorprendente giro en la estrategia política italiana, lo que buscan es encontrar la estabilidad y la capacidad técnica suficiente, para poder cumplir con las exigencias de Bruselas a la hora de recibir los fondos de recuperación de la Unión Europea, al tiempo que tener garantías de gestionarlos correctamente. Sobre el papel, sin duda es un giro muy inteligente por parte de Italia. Mario Draghi siempre recordó a los políticos, que las medidas de política monetaria del BCE durante la crisis financiera, eran para que ganasen tiempo e hiciesen las reformas estructurales oportunas, para modernizar las economías y hacerlas más fuertes, con finanzas públicas más estables, para estar mejor preparadas para las siguientes crisis.

Por supuesto Mario Draghi no se podía ni imaginar, que sin haber cerrado totalmente la crisis económica de 2012, que llevo a muchos países a estar a las puerta de la intervención, iba a llegar al crisis económica provocada por la pandemia, que ha llevado a las economías a recesiones que no se veían desde la segunda guerra mundial.

Desafortunadamente, ni España ni Italia, entre otros, hicieron casos de las recomendaciones de Draghi, por lo que el impacto de esta crisis, está siendo mucho más dañino y de recuperación más lenta y dolorosa para los ciudadanos.

A partir de ahora, todo va a depender de cómo se gestionen los fondos de recuperación de la Unión Europea. Los países que los reciban y los gestionen correctamente saldrán antes y más fortalecidos. Para los que no lo hagan, se perderá una oportunidad histórica, que pagarán las generaciones posteriores.

Italia parece haberlo visto con mucha claridad y quiere a los tecnócratas en el poder. Deseamos que esta iniciativa tenga mucho éxito, no sólo en que se consiga sacar adelante, que dependerá del parlamento italiano, sino también en la consecución de sus objetivos desde el día después. Todos los países vecinos van a mirar con detalle todo lo que suceda en Italia, porque es un cambio radical en la forma de hacer política, de ahí la expectación. Cambio realmente necesario y por tanto digno de ser apoyado. Si la experiencia tiene éxito, los ciudadanos de otros países, como España, exigirán que se haga lo mismo, algo que nos garantizará tener posibilidades de mejorar el futuro económico de nuestro país.

Como está demostrado, los dirigentes políticos sin capacidades para la gestión económica que llevan a sus países a crisis económicas graves, no son los que pueden conseguir la recuperación sostenida en el tiempo, fruto del buen hacer y la gestión eficiente.

Lo que está sucediendo en Italia es un rayo de esperanza para todos, de ahí que le deseemos mucha suerte a «Super Mario Draghi».

Los mercados financieros ya han dado su apoyo a la iniciativa, con subidas en los índices bursátiles italianos y con caídas en su prima de riesgo. Son tiempos de tecnócratas, que lleguen al poder y estén comprometidos con los asuntos públicos comunes. Los dirigentes políticos con capacidades técnicas, sumadas a las habilidades políticas, junto con sus los valores personales, como la responsabilidad, las transparencia y la honestidad, son el único camino para la esperanza en el futuro.

Los tecnócratas al poder: vuelve Super Mario Draghi
Comentarios