sábado. 03.12.2022

Estamos en un tiempo, en el que se nos regalan las máximas circunstancias para que la búsqueda de la ¡verdad!, dé sus frutos, si nosotros aplicamos el indispensable discernimiento.

Hay una máxima, «nada es lo que parece», que nos puede resultar muy buena consejera en esa práctica del discernir y que llevaremos como una lente de exploración que nos invita a mirar mas profundo, más allá de la apariencia.

Este mirar más profundo , requiere de nosotros una auto-atención, un autoconocimiento para que nuestras expectativas no nos lleven a querer escuchar aquello que nos gusta.

«La verdad nos hace libres», decían los sabios griegos y ésta afirmación sigue trasmitiendo un mensaje, que en esta época, tiene la misma vigencia, que tenía entonces, pero más urgencia.

Reina en la actualidad una gran confusión. Parece que cualquier opinión porta verdad, lo mismo la que transmite luz, que la que expande confusión, desinformación, ruido, en definitiva.

Considero importante este nuevo mirar a la información, la transmita quien la transmita. No es tiempo de entregar la autoridad a cualquier medio.

Todos tenemos derecho a expresar una opinión pero pocos lo hacemos de manera consciente, sabiendo que lo que expresamos nos expresa y que, aunque creamos confundir a otros, somos nosotros los confundidos, si ese es el propósito. Así mismo hay una omisión por parte de algunos a expresarse por inseguridad o por sentir que tal vez, los que se atreven saben más.

Es tiempo de toma de conciencia y de asumir qué parte de nuestra tarea, en la Tierra es ese mostrar claridad en la visión. Sin la correcta visión nos exponemos a equivocarnos ya que lo que parece, puede no ser.

El uso del lenguaje también está afectado por esta confusión. Parece que el descoloque de algunos les hace creer que ellos tiene el poder de poner el nombre a las cosas, cambiando el anterior, cambiar el nombre de las acciones, para cambiar los valores de las acciones y juegan con las personas a través de las palabras.

A las palabras les visten con otras ropas, otra forma de crear confusión. Así, a veces dan, o pretenden dar, la impresión de que saben más y se colocan como directores de conductas, con modelos descabellados. Esto es fruto del gran descoloque que algunas personas padecen y así son utilizados por otros, que utilizan este río revuelto para conseguir sus propósitos. Esto nos muestra la importancia de nuestra atención consciente, de que es momento de estar en el corazón, que es desde donde tenemos la sabiduría para discernir y la “correcta visión” que solo se consigue ocupando el lugar que nos corresponde y poniendo nuestra parte, sin creer que existe la casualidad.

El cribar nos invita a entrar dentro, en nuestro lugar de paz y ahí estamos a salvo.

En nuestro exterior, en el mundo de lo social y lo político, debemos poner en práctica también nuestro discernir para que seamos seres coherentes que no se quedan en escuchar lo que nos dicen, lo que nos gusta, sino que observemos la coherencia entre lo que dicen y lo que hacen para no entregar nuestro poder a la confusión o a la mentira. Una persona es confiable si lo que piensa, lo que dice y lo que hace se corresponde, si este requisito no se da, transmite humo y esto en cualquiera de los posibles campos.

Así mismo, últimamente, hasta debemos fijarnos en el empeño que ponen algunos transmisores políticos y comerciales en adueñarse de las palabras o mejor dicho, del significado que cada palabra tiene adjudicado.

Cada palabra tiene adjudicado un campo conceptual y cuando alguien quiere tomar ese campo, se apropia de la palabra sin que sea correspondida con lo que ofrece. Parecen querer encubrir su verdadera identidad. Esto ya lo sabían antaño y así se plasmó en el refrán: ”Dime de qué presumes y te diré de qué careces.”

Ejemplo claro de esta práctica es el empleo de la palabra progresista para una propuesta que es retrógrada.

Lista de nombres y expresiones paradójicas:

Manos Limpias.

Fundación sin ánimo de lucro.

Democracia.

Libertad de expresión.

Deporte limpio.

Asociaciones independientes.

Incapacitados.

Cooperativa.

Protección de datos.

No quiero aburrirles con más nombres. Sé de su audacia y con éstas pueden poner en práctica su discernimiento.

Les deseo mucho éxito en su cribar. Lo conseguiremos sin juicio, amando la paja y el grano.

Tiempo de criba
Comentarios