jueves 20.02.2020

TRIBUNA | Lola, Lolita, Lola

Somos un circo pero un circo muy malo. De pueblo, con todo mi respeto a los pueblos. Cualquiera que se precie sabe que hay circos y circos. Como todo en la vida. Pero ya que tenemos el circo delante, entremos. Pasen y vean. La decisión personal del presidente de nombrar a la anterior ministra de Justicia, Dolores Delgado, Fiscal General del Estado ha caído como una bomba en todos los ambientes. En los políticos y en los otros.

Pareciera que el presidente necesitara ser el blanco de todo. De cualquier tema que inicie. Si no es protagonista, inmediatamente tiene mono. Y, como no, los palmeros que le rodean le ríen las gracias que para eso cobran lo que cobran.

Pero como tantas veces hemos comentado, llueve sobre mojado. En unas declaraciones hechas por el presidente a un periodista de RNE, hace unas semanas, y al preguntar éste sobre la Fiscalía General del Estado, el presidente, sin despeinarse le espetó por dos veces «¿de quién depende la Fiscalía General?» Del Gobierno, asintió el periodista. Pues eso, remató el presidente. O sea él siempre gana y nadie se atreve a poner freno a las tropelías que, por parte del socialismo actual, estamos viviendo.

Veteranos socialistas con puestos de enorme relevancia en anteriores gobiernos, como Felipe González, Alfonso Guerra, Francisco Vázquez, y fuera del gobierno, Rosa Díez por citar algunos y ahora ya convertidos en verdaderos hombres y mujer de Estado, se llevan las manos a la cabeza cuando han conocido las maniobras del Dr. Sánchez para posicionarse y ser, al final, el protagonista de los posibles pactos y, en todo caso reuniones, que se deberán celebrar con los catalanes del procés. Vaya tela.

Ese es el mayor problema, no el único, sí el mayor, que deberá solucionar este nuevo gobierno pero liderando la operación, el presidente Sánchez. No podría pasar sin eso. Lo necesita de forma imperiosa no sea que se meta alguien por medio y le quite el protagonismo.

Sra. Delgado, supongo que entenderá que, personalmente, no tengo nada contra usted pero desde el punto de vista político es usted un desastre. Ya desde su llegada al Ejecutivo, se ha visto usted rodeada de los más barriobajeros comentarios sobre su trayectoria que acompañaba su profesión. Que si el Sr. Villarejo, que si las andanzas y visitas a lugares poco recomendables para una fiscal, que si le llama maricón a un compañero de profesión y ministro. Es usted una joya, fiscal. ¿O será fiscala? Estoy hecho un lío. Y además tiene usted cara de pocos amigos.

¿Y es posible que un curriculum así, pueda llegar a ministro, perdón a ministra y después ser nombrada Fiscal General del Estado? ¿O es fiscala? Pues, desgraciadamente en nuestro país sí se puede. Ya lo dicen los de Podemos.

Demasiado grave es el problema que está viviendo nuestro país, España, como para tomárselo a chirigota aunque, los acontecimientos más van en esa línea que en la de la seriedad y prudencia que siempre ha tenido nuestra patria. Se nos queda cara de bobos cuando presenciamos episodios que nunca antes se conocían.

¿No dice la Constitución que el presidente del Gobierno tiene que visitar al Rey para darle a conocer al nuevo Gobierno elegido por él? Dice la Constitución visitar, no dice hablar por teléfono. Bien, pues el doctor decidió no hacer acto de presencia en Zarzuela y no fue. No es no.

Imaginen esta acción en cualquier otro país. No pueden, claro. No pueden imaginarlo porque nunca ocurriría. Tenemos que ser los españoles los que sigamos dando la nota. Si hombre, lo llevamos en nuestros genes.

Basta ya de tantos paños calientes. Hay que tomar decisiones y hay que tomarlas ya. Mañana será tarde. Y una observación; apenas se pronuncia la palabra España. Digo yo que serán alérgicos. Sin embargo «lo progresista» se está desgastando de tanto usarla.

Esto es lo que tenemos ahora y con esto vamos a tener que vivir. ¿Durará mucho tiempo?

Ahora que tan de moda están las casas de apuestas, hagan sus apuestas.

Se habla mucho y se cotillea más pero mientras eso sucede la que es, si nadie lo remedia, Fiscal General del estado es Lola, Lolita, Lola.

TRIBUNA | Lola, Lolita, Lola
Comentarios