domingo 19/9/21

TxP (todo por...)

Con Franco, Todo por la Patria. Con Sánchez, Todo por los Presupuestos. Nada hay más parecido al franquismo que el sanchismo. Todo por el Pesebre.

La negociación para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, o sea, el pesebre sanchista, fue una farsa, una patraña y una mentira más de Pedro Sánchez. Su aprobación la había negociado y la tenía pactada desde el pasado verano con la derecha nacionalista, aburguesada e insolidaria que representa el PNV; con los nazis separatistas y golpistas catalanes que quieren romper la unidad de España; y con los minipartidos satélites —los marcapáginas del libreto socialcomunista—. Sólo faltaba por incorporar al bloque a los bilduetarras y convencer a Ciudadanos. Todos juntos y unidos por «amor a España», a decir de la trabalenguas de portavoz del desGobierno, —¿usted entiende algo cuando habla?—. «Marijau reserva su elocuencia para el disfrute privado del vicepresidente segundo mientras en público nos castiga con sus granizadas fonéticas y su pedrisco sintáctico» (J. Bustos).

¿Amor a España del PNV, Otegui&Cía, Rufián, Torra, Puigdemont, la CUP, el Bloque y populistas varios? «Pa no echar gota» (Ángel Expósito). Y para enturbiar más la mascarada, el caudillo podemita sitúa al PP «fuera de la democracia», mientras el ministro ‘multiusos’, secretario ‘plurifuncional’ de la tribu y ‘obispo’ de la secta, tuitea bulos al objeto de reescribir la historia con mentiras.

Las reuniones que los embajadores de Su Sanchidad mantuvieron en el verano del 20 con representantes de los partidos políticos sirvieron para maltratar, una vez más, al PP y a su líder Pablo Casado. Con Inés, a la que utilizó para contrarrestar a Casado, poco tenía de que hablar, pues el trabajo lo hicieron sus subordinados mientras ella se recuperaba de su maternidad y el ‘maniquí’ tomaba el sol con la cuchipandi y allegados en La Mareta y Las Marismillas; no obstante, Inés supo alejarse a tiempo de tan tóxica y radical compañía. Con Gabriel, a quien España y los Presupuestos le importan un bledo, aprovechó la ocasión para pactar la mesa de la vergüenza, el indulto de los sediciosos y eliminar el español como lengua vehicular en los colegios. Con Aitor, quien le requirió mantener el bloque de la moción de censura y apartarse de ‘amistades peligrosas’, acordaría retirar al Ejército de las Vascongadas, a la Guardia Civil de Navarra, traspasar competencias penitenciarias, romper la caja única de la Seguridad Social y mejorar el Concierto en perjuicio de la solidaridad nacional. Con Merche, evitando la foto de la indignidad, de la ignominia y de la traición a las víctimas del terrorismo, se encontró a escondidas, telemáticamente, para tratar de consolidar el vergonzoso acercamiento de etarras a cárceles vascas —cinco por semana—, para vaciarlas después, así como permitir homenajes de bienvenida a terroristas excarcelados. Mientras que al resto de la familia, aunque no necesarios, pero sabiendo que ‘prometer hasta meter y después de…’, les garantizó ser partícipes del pesebre presupuestario, sin importarles pasar por tontos útiles. Y todo por «amor a España», a la que quieren trocear y arruinar.

Pedro el trolas, plagiador y fake doctor, ha transformado los presupuestos en el pesebre de la manada y en herramienta con la que eliminar adversarios y disidentes

«En la formulación de los acuerdos para los presupuestos, la clave ha sido la ‘geometría variable’, alcanzar distintos compromisos con las partes interesadas y cambiar de chaqueta continuamente» (C. Casabón). «Es secundario con quien salgan los presupuestos, el objetivo es sacarlos» (Carmen Calvo). «La luz verde a los primeros Presupuestos Generales de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias confirma la tesis de que la izquierda prefiere aferrarse al bloque plurinacional antes que a Ciudadanos, quizás porque solo pactar con ERC, PNV y Bildu podrá permitir a PSOE y Unidas Podemos aislar al Partido Popular del poder» (E. Molina).

Sin duda, la obsesión del radical y totalitario Pedro Sánchez es Pablo Casado. Su fijación patológica es imponer el cordón sanitario zapateril al PP, y en particular a Pablo Casado, al que menosprecia como jefe de la oposición, ningunea en actos oficiales y pretende excluir y anular como adversario y alternativa a Su Persona. El ególatr Sánchez lo hizo con aquellos compañeros de partido que dotados de un liderazgo democrático le ensombrecían y podían erigirse en alternativa interna a su caudillismo absolutista. Los alejó cuanto pudo del poder orgánico de la SS, situándolos en puestos políticamente irrelevantes, pero bien remunerados —modalidad pesebrista de compra de voluntades—, mientras que hubo quienes optaron por buscar una vida digna al margen del sanchismo. Y lo ha hecho con el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno al purgar a altos funcionarios e intervenir su autonomía apropiándose la tropa monclovita decidir si el ‘figurín’ y su desGobierno incumplen o no las normas de transparencia. «Será Sánchez quien decida qué es materia de conocimiento público y qué no… Es el enésimo ejemplo de autoritarismo en un Ejecutivo que o no entiende el funcionamiento de la democracia, o si lo entiende, es para sojuzgarla» (abc.es).

Pedro el trolas, plagiador y fake doctor, ha transformado los presupuestos en el pesebre de la manada y en herramienta con la que eliminar adversarios y disidentes. «Cuestionar a Sánchez puede ser el preludio de su decapitación política y quienes han convertido la moqueta en su hábitat natural no sabrían sobrevivir fuera de ella. El poder y los privilegios que conlleva son adictivos y rehabilitarse resulta harto difícil para quienes los han estado consumiendo desde su juventud» (G. Sánchez).

TxP. Todo por los Presupuestos. Por el Pesebre. Pasta. Propaganda. Todo por Pedro, con la abstención de Vox por «amor a España», por sentido de Estado. «Pa no echar gota».

TxP (todo por...)
Comentarios