viernes. 02.12.2022

Panorama | cayetano gonzález

La nueva ley de Salud Sexual y Reproduc tiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo que es como de forma eufemística se ha denominado a la nueva Ley del Aborto permite, en la práctica, el aborto libre en nuestro País. La citada ley ha entrado hoy en vigor tras la aprobación de la misma hace unos meses en el Congreso. Una ley que fue un paso más en ese proyecto de laicismo radical que tanto gusta a Zapatero, aunque ello suponga agredir a las creencias y valores de muchos españoles. Una ley que tendrá que pasar el filtro del Tribunal Constitucional, ya que tanto el PP como el Gobierno de Navarra han presentado sendos recursos en los que piden la suspensión cautelar de la misma por entender que su el contenido contraviene el derecho a la vida garantizado por el artículo 15 de la Carta Magna. A partir de hoy habrá aborto libre durante las primeras 14 semanas de gestación y sin necesidad de dar ninguna explicación. A partir de ese momento y hasta la semana 22 se podrá abortar alegando grave peligro, físico o psíquico, para la vida de la madre que ha sido en la práctica el motivo al que se han acogido de forma muy mayoritaria las mujeres que han abortado en los últimos años. Por si todo lo anterior no fuera suficiente para hacer de la nueva ley un marco absolutamente permisivo, las chicas que hayan cumplido 16 años podrán abortar sin necesidad del consentimiento paterno, si alegan que pueden ser coaccionadas o sufrir violencia familiar.

Los partidarios del aborto reconocen que este constituye un drama para la mujer que tiene que tomar esta decisión, pero nunca dicen ni hablan nada sobre la otra cara de la moneda que supone el aborto: la privación del derecho a la vida de un ser indefenso como es el feto que anida en el seno materno y sobre el que todos los estudios científicos y médicos certifican que hay vida desde el mismo momento de la concepción. En España, en el año 2008 se cometieron 115.812 abortos, o lo que es lo mismo, se privó del derecho a la vida a otros tantos seres indefensos. De esa cifra, el 13,5% fueron abortos de chicas menores de 19 años y el 21,1% de mujeres entre 20 y 24 años. El 96,9% de las mujeres que abortaron, alegaron el motivo del grave riesgo para su salud que ha sido, como todo el mundo sabe, el auténtico «coladero» de la práctica del aborto en nuestro país. Junto a esta triste realidad, es justo destacar la labor realizada por organizaciones pro-vida y grupos sociales que prestan de forma altruista y desinteresada todo el apoyo que pueden a las mujeres que quieren abortar, para convencerlas que no lo hagan. Que antes de tomar esa decisión valoren a fondo las consecuencias de la misma. De esta forma se han salvado muchas vidas, porque ese es el verdadero drama del aborto. Cuando colisionan dos derechos, el de la madre y el del feto, lo más fácil es cortar la cuerda por el lado del mas débil. Es lo más fácil pero también lo más traumático para quien se somete a la práctica del aborto, que en ningún caso puede ser considerado como un derecho tal y como consagra la nueva ley.

Un día triste
Comentarios