miércoles 30/9/20

El "ego" y nuestras entendederas

Cuando intentamos resolver las cosas según nos dijeron, prestando demasiada atención a cuestiones circustanciales como la raza, "religión", posición social, etcétera, nos solemos equivocar. Habrá que tenerlo en cuenta, por supuesto, porque de ahí partimos, pero no dejarnos llevar a su fango. Implicarnos a conciencia en resolver nuestros conflictos desde una perspectiva elevada, a pesar de nuestras diferencias (blanco-negro, cristiano-musulmán, de clase...) es el único camino posible hacia la paz individual y social. Un camino éste distinto del habitual que nos ha llevado y sigue llevando, si no somos conscientes y lo corregimos, a frustrar nuestros logros y posibles soluciones, a tropezar una y otra vez en la misma piedra; la de nuestro condicionamiento social, la de nuestros "egos". Que no es la satisfacción con el trabajo personal, sino dejarse engañar y ser arrastrado a cumplir con las expectativas del otro, o de los otros.