jueves 22/4/21

Lïderes de vestir

La mediocridad de la Política Nacional es tal que, es hartamente difícil, ver a un representante público que no necesite de sus papelitos, sus tarjetitas, su tablet… y hasta tal vez su pinganillo, para poder hilar un argumento con el que defender airosamente, lo que se supone que es su ideología o su gestión. .
Y cuando vemos a una "rara avis" que no necesita papeles para desenvolver sus conocimientos o sus ideologías, incluso nos vemos gratamente sorprendidos.
Se nos antoja, ahora que vamos para Semana Santa compararlos con las estatuas de vestir. Un rostro, unas manos, unos brazos articulados, apenas cuatro gestos faciales ensayados y…. poco más. Perdón, ese rostro, no se cansa de lanzarnos sentencias apocalípticas: Yo soy…. El otro no es. Cuidado con este. Ojo con el otro. Miren lo que puede pasar si…. Yo sin embargo…..
Por dentro, como las esculturas de vestir, todo vacio.
Un sencillo entramado interior de madera se encarga de sustentar las partes que quieren que veamos: el rostro parlante, los brazos gesticuladores….una mente.. (perdón por el lapsus)
No busquen. No hay nada más.