jueves. 18.08.2022

Recreaciones festivas

PRODUCCIONES FESTIVAS QUE PODEMOS LLAMAR DE NUEVA HORNADA Las producciones festivas a las que, podemos denominar de nueva hornada, incluso de nacimiento tardío han fijado su mirada en la tradición oral, en la historia, mitología o en temas concretos que hacen de hilo conductor. A veces son una fiesta entera porque da para ello su temática, y a veces, simplemente, son un acto dentro de una Fiesta. Estas propuestas parten de la teatralidad popular y, suelen ser muy participativas. Pretenden rememorar hechos significativos, o reivindicar y hacer revivir lo relatos locales, y suelen tener todas un fuerte contenido “identitario”. Entiendo que los objetivos de las fiestas históricas es el favorecimiento técnico de los agentes turísticos y culturales, dependiendo de las fiestas y de la temática histórica, que dé más o menos de sí, primará más el tema cultural o el turístico. En el pueblo donde vivo, Hospital de Órbigo, pueblo muy pequeño, pero que en un principio, de la mano de la “Festa da Historia”, junto con la iniciativa y las ganas de promoción cultural y turística del Centro de Iniciativas Turísticas Órbigo y contando con una gran cantidad de recursos humanos y, muy pocos recursos materiales se pusieron en marcha las primeras Justas del Passo Honroso, siendo este año el XXV aniversario del acto histórico, no pudiendo celebrarse dos ediciones debido a la pandemia. Es muy importante conocer la importancia cultural turística que tiene la representación o recreación de un hecho histórico. Por supuesto, para crear una representación de este tipo es necesario adquirir conocimientos sobre el rigor histórico de las representaciones y recreaciones históricas, para su posterior organización y planificación. De alguna manera convertimos a nuestro pueblo en un “museo viviente” con la intención de introducir a visitantes y a las gentes del pueblo en una órbita histórica que nos debería transportar a una época y a unos sucesos determinados. Esta nueva manera de ver la historia es en un primer momento para dar a conocer el pueblo y la historia. En nuestra fiesta hubo un momento determinado en que nos dimos cuenta que había un largo camino por recorrer para que estas fiestas y recreaciones se usen como formas de enseñanza de la historia. En nuestro caso tengo que decir que tuvimos dos o tres años que intentamos seguir lo más fielmente posible la reproducción según se narra en el manuscrito intentando que no se introdujeran, además, muchos elementos anacrónicos y realidades que disten mucho, en nuestro caso del manuscrito. En teoría del hecho histórico. En lo que respecta a la recreación histórica quizás sea la estética de la época lo que, en teoría, más se cuida en la recreación, siendo éste un elemento diferenciador entre estas dos formas de recrear la historia. Lo importante sería un gran trabajo conjunto de historiadores con los realizadores de estos actos que harían que se consiguiesen mejores resultados, sin duda, beneficiosas para ambas partes. Hay unos objetivos, al menos unos mínimos que deberían tenerse en cuenta. Documentación de esta fiesta histórica comenzando con una descripción de su historia, de cómo y de dónde nace, por qué nace… Sus semejanzas con la leyenda recreada. Estudiar y plantar las mejoras que puedan realizarse con el fin , si se pude más mejor, pero que al menos haya un equilibrio con el fin de que la recreación histórica, como mínimo, que si no es más, que al menos tenga lo festivo el mismo peso que la recreación histórica. Imprescindible que la fiesta histórica, vuelva a enganchar a las gentes del pueblo y que la vuelvan a considerar suya, es una fiesta creada para todos y que la mayor valía de esta fiesta era la gente voluntaria que trabajaba por una fiesta que había llegado en muy pocos años al corazón de la gente. Me gusta poner como ejemplo de lo dicho hasta ahora, a dos grandes fiestas que siguen estando a la altura de lo que se puede esperar de ese equilibrio del que hablaba. Son, de las que yo conozco, bajo mi punto de vista las más importantes del panorama nacional: Festa da Historia y las Bodas de Isabel de Segura. No quiero olvidar a Cartagineses y Romanos, fiesta de gran poderío, pero, con todo su potencial, se parece mucho más a una superproducción de cine. Estas fiestas tienen detrás de ellas a unos historiadores muy preocupados por intentar que esa historia del pueblo sea lo más fiel posible y que no se distraiga sólo en el mercadeo, que por desgracia en mi pueblo es de las mayores atracciones para los que vienen de fuera. Se contrata a golpe de talonario y el mercadeo y la cultura no suelen coincidir. Creo que es una fiesta en la que no se ha sabido mantener el equilibrio necesario. Tuvimos años muy buenos, años que hasta las grandes recreaciones admiraron nuestro trabajo histórico, festivo y creativo que espero algún día vuelva. Ahora esto lo voy a derivar al tema político, las recreaciones históricas, la cultura y la identidad de los pueblos, la gastronomía (la Semana gastronómica de la trucha en Hospital de Órbigo), hermanamientos gastronómicos… Dimos a conocer nuestra historia, nuestra gastronomía y nuestra cultura por todas las provincias de Castilla y León, a base de voluntariado y siempre de la mano del CIT, Órbigo. El CIT Órbigo era lo más parecido una oficina de Turismo móvil. Siguiendo con las fiestas históricas voy a marcar cuatro elementos indispensables que son los cuatro puntos cardinales de esta fiesta histórica. La base sobre la que se sustenta ese evento en Hospital de Órbigo: el Puente del Passo Honroso, el camino de Santiago, don Suero de Quiñones y el Hecho histórico del Passo Honroso. Todos son piezas claves de esta fiesta. Como bloque principal del desarrollo de la fiesta histórica del Passo Honroso y que ya hemos enumerado los puntos clave de los que se compone nuestra recreación, pero también es importante el análisis de la participación y cómo influye en los visitantes que asisten al evento. Concluyo que es muy beneficioso seguir manteniendo y cuidando este evento. Para el pueblo, junto con el camino a Santiago, es un elemento clave para darse a conocer, es una forma de patrimonio inmaterial que influye en su identidad colectiva, sirviendo de componente diferenciador con los pueblos vecinos. Desde luego uno de los pilares de información de estos traba¡os, por lo menos en los primeros tiempos, me refiero a los tiempos en que el CIT, Órbigo en el que era creador y organizador de la recreación, ha sido contar con las obras del que ha sido cronista oficial de León, que en una Semana Gastronómica de la Trucha celebrada en el restaurante Casa María Palos, don Luis Alonso Luengo un gran conocedor de la vida y Leyenda de don Suero de Quiñones, después de la sobremesa, fue el primero en dar la idea de la posibilidad de una representación del hecho histórico, pese a que en su trabajo peque en la introducción de elementos de su propia “cosecha” a la hora de desarrollar sus “crónicas”, esto le da un carácter de cohesión a sus obras, para que de esta manera no nos separemos de la situación histórica que nos narra. Esto es algo que ni los propios cronistas de la obra de la época y posteriores estaban exentos, ya que en sus obras se observaba aportación de los elementos propios a su narrativa. A nivel promoción se puede destacar, creo que en menor medida, la revista “Historia viva” realizada por la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas una pequeña forma de información para sus asociados. Ya que estamos en el tema del Passo Honroso y de paso que tocamos la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas, primeramente decir, que es cierto que nace en Cartagena, pero también es cierto que muere en Móstoles, en una de nuestras Asambleas, de la mano de un Presidente, Javier Ibernón, que dejó a la AEFRH durante un periodo de tiempo sin ningún tipo de actividad. Aquello quedó en una vía muerta. Pasado algún tiempo desde el mismo lugar de la gesta del caballero leonés, Hospital de Órbigo, una persona del Centro de Iniciativas Turísticas Órbigo en contacto telefónico con sus amigos de la Festa da Historia y, con el fin de tomar contacto con las fiestas y tener una reunión para no perder el apoyo que podía proporcionarnos la AEFRH. Esta Asamblea que podemos llamar de refundación se celebró en Hospital de Órbigo, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, siendo en aquellos momentos alcalde Don Miguel Cordón, dicho de paso, y bajo mi punto de vista, el alcalde que más participó y disfrutó con el pueblo de esta recreación festiva. Ya que estamos hablando de alcaldes, mirando documentación de la época en la que el CIT, Órbigo tenía la Presidencia de la AEFRH, y que la Secretaría y la Tesorería estaban en manos de nuestros amigos de la Fundación Festa da Historia, llegó a mis manos, ayer, un artículo que decía literalmente: “Mucho ha pasado desde que un grupo de amigos (“entre ellos el alcalde del pueblo se reunió y tuvieron la idea de crear una fiesta en la que homenajearan al ilustre don Suero de Quiñones” (creo que homenajear no es la palabra correcta) Este artículo es de la época de nuestro regidor actual convertido en reyezuelo al destronar al rey Juan II. La historia el alcalde no la puede cambiar, aunque sea la historia de un chiflado, lo que ha hecho es manosearla y pervertirla. Tengo documentación, más que de sobra que las Justas del Passo Honrosso que nacen de la mano de mucha gente voluntaria del pueblo, de la mano del CIT, Órbigo, y que la Declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional se concede cuando la recreación histórica está de la mano del CIT, Órbigo. Estando la Presidencia de la AEFRH en la Fiesta del Passo Honrosso, se hicieron muchos talleres con colaboración de la Festa da Historia y Bodas de Isabel de Segura. Recuerdo los talleres de trajes medievales diseñados por Raquel Esteban y sus colaboradoras, eran talleres de patronaje con el fin de acercarnos lo más posible a las vestimentas de nuestra época. Me viene a la cabeza, aunque de una manera desordenada, porque me he referido en este párrafo a la AFRH y a las Bodas de Isabel de Segura, el mencionar a Raquel Esteban y a Miguel de Ribadavia que en la Asamblea de Alcantarilla (Fiesta de la Bruja), en esa Asamblea había cambio de Presidente, digo alto y claro, que hubo manipulación en la forma de votar, quizás brujería, en la forma de elegir, desde luego nada democrática. Recuerdo que por mayoría en la sala, yo uno de ellos, propusimos a Raquel Esteban, ella entiendo que por prudencia no reaccionó rápidamente, pero un listillo de Cartagena, un trepador sin escrúpulos, que incluso en su fiesta ha dejado tirada a gente de su directiva que le hacía mucha sombra, por su buen hacer y buen estar. Allí a modo de brujería se adelantó y dijo, como Raquel no quiere, pues yo, no dejó pasar más de diez segundos. Recuerdo la cara de José Enrique, murciano también, viendo trepar a un tipejo de esa calaña. Hoy seguirá nombrando a sus subordinados” “mi vicepresidenta, mi secretaria, mi, mi, mi…como en los peores tiempos de la historia. Le digo lo mismo que a mi alcalde que estamos representando la historia, que cuando se sale de la representación, el alcalde es un concejal más, y que está muy feo comprar súbditos, hacer clientelismo, eso es de las épocas más oscuras de la España rancia, y que se reviven día a día hasta en el mostrador del bar. Sería importante aprender a diferenciar entre qué es una fiesta histórica y una recreación y el origen de estas prácticas. Existe un práctica en el ser humano de conocer su historia y eso se ve reflejado en la importancia del conocimiento del pasado ya que esto nos ayuda tanto a afrontar el futuro como a afianzar nuestra identidad. Debido a esto se siente el interés por “revivir” los momentos más destacados de nuestra historia Pronto surgió el tema del rigor histórico, dentro de las Justas del Passo Honroso sin dejar de lado el tema turístico. Tengo que decir que durante dos años se siguió el guión del manuscrito fielmente, pero la representación siendo más fiel a la historia perdía atractivo turístico y festivo de cara al tipo de fiesta que mucha gente pretendía, que ni tan siquiera se había parado a pensar en lo que suponía para Hospital de Órbigo la historia que influye en su identidad colectiva y se iba a contar y escenificar. Se cedió campo histórico en favor de lo festivo, del cubateo, bajo mi punto de vista con mucho desequilibrio. Creo que no supimos conseguir esa medida que tendríamos que haber conseguido. A día de hoy las Justas del Passo Honroso, si soy fiel al manuscrito, de lo histórico ya no queda nada, en todo caso, su nombre. Una empresa ecuestre que a cambio de un cheque importante hace algo que poco tiene que ver con la historia del manuscrito, juegos de caballeros, y en las propias justas un narrador que pasea por un palenque como cualquier presentador en un plató televisivo, con muchos elementos que nada tienen que ver con el hecho histórico. Bajó en calidad y presencia del hecho histórico y ganó el mercadeo, como algo propio no de la Edad Media, sino de la sociedad consumista en la que vivimos. La historia y la cultura pierden su lance contra los mercados. La importancia histórica que tiene el hecho de la gesta de Don Suero de Quiñones, ya no se representa con rigor, ni tan siquiera se entiende lo que podríamos llamar ese amor platónico, idealista, filosófico, de un amor sin lazos sexuales que fue propuesto por el filósofo griego, idea que fue expuesta en sus diálogos conocidos como El Banquete. Lo que no sé, si en nuestro caso ha ganado algo lo turístico, sinceramente, creo, que tampoco. También ha perdido mucho en cuanto a participación ciudadana, pienso que ahí tienen mucho que ver los reyezuelos políticos que sustituyeron de un plumazo al rey por el bastón de mando de un alcalde, que, se ha autoproclamado regidor de la contienda. Se cambió en la representación medieval la Espada del Rey Juan II, por la vara, por el bastón de mando de un regidor, y que seguramente el regidor no se ha parado tan siquiera a pensar en el significado de ese bastón. El bastón de un regidor no es bastón de poder, de alardear. Es el bastón de la “justicia”, la vara del alcalde tiene unas medidas exactas, medidas que servían para medir las tierras para que ningún vecino quitara tierra al lindante, era el regidor quien hacía justicia. “La vara “medía a todos de la misma manera”, sin mirar de dónde vienen los votos que le dan el poder” Sin embargo, fiestas como la Festa da Historia de Ribadavia, y la pongo de ejemplo porque nacimos de su mano y posteriormente hubo un hermanamiento entre fiestas, iniciativa también del CIT Órbigo y ellos sí han sabido mantener un equilibrio turístico-cultural. El castillo de Ribadavia cobra vida para recrear actividades de la Edad Media, donde es necesario que las personas entren vestidos con ropa de época para recrear ese ambiente. Mientras tanto, también se conjuga con actividades infantiles. En la noche continúa la Edad Media para ofrecer a todos los visitantes la recreación de la Procesión de la Cruz Verde. Sale de la casa de la Inquisición y se recuerda a un vecino de Ribadavia que denuncia a su familia, incluida su madre, por judaizantes. Posteriormente se comprobó la falsedad de los testimonios y el resto de vecinos mató al acusador, que fue declarado hereje por el órgano inquisidor, siendo desterrados y quemados sus huesos. Otro de los actos de gran importancia es la “Boda Judía” en la que se escenifica una boda con ropajes y ritos judíos y se reciben solicitudes de parejas que quieren casarse realmente este día, aunque no sean judíos, a modo de ambientación para un matrimonio civil. La ambientación y el acto son entrañables. Es quizás el acto más vistoso de la fiesta. La comunidad judía de Ribadavia alcanzó una densidad de población muy importante. Pese a la gran extensión de la judería muchos judíos convivían en buena vecindad en barrios cristianos, de la misma manera que otros cristianos vivían en la judería, al igual que otras juderías en el resto de España. Esta comunidad existió en Ribadavia hasta que los Reyes Católicos los expulsaron. La judería de Ribadavia se ha conservado en muy buen estado. Ribadavia se puede decir que tiene el pack completo para una recreación histórica, que con la ayuda de otro elemento importantísimo en la villa, el Ribeiro, cultura vitivinícola más importante de su época, que también, cómo no, ayuda en el aspecto festivo, y ayuda mucho, por lo menos a mí que soy un enamorado del Ribeiro, para recrear de dónde les viene su identidad cultural como pueblo. Si a Hospital de Órbigo, no al ayuntamiento, al pueblo que es quien decide, aunque decidimos poco, porque recuerden que nos dejan decidir sólo cada cuatro años, en este tema que estamos tratando, tema cultural, histórico y festivo como recuerdo de la identidad que nos conforma y que nos ha conformado, debemos seguir intentando recordar lo que aún no estamos recordando y, que forma parte de nuestro patrimonio cultural, que aunque pequeño, teniendo el escenario perfecto, uno de los pilares, el Puente, que además es quien permite el camino a Santiago, sin duda es el escenario propicio para cualquier representación cultural para los dos pueblos que hoy conforman nuestro ayuntamiento, Hospital y Puente de Órbigo. Como decía al principio de la importancia de la transmisión oral, recuerdo a “Balbi” y a su padre, Balbino (Tarrastrás), la historia e incluso la mitología entran y pueden entrar en el tema de las recreaciones históricas y de conformación de identidad de un pueblo. El Puente ha visto y vivido más que el Passo Honroso, al Puente le han dado vida más personajes que don Suero de Quiñones, que ni tan siquiera nos presentó a Doña Leonor de Tovar. También se libró una batalla en el 456 entre los partidarios de Teodorico y Requiario. Se dice que Almanzor pasó por aquí atravesando el puente cuando transportaba las campanas requisadas en Santiago de Compostela de camino a Córdoba y, en el siglo XIX los habitantes de Hospital destruyeron los dos extremos del Puente para impedir el paso a las tropas Napoleónicas. Puente que ha vivido mucha historia y conocido a muchos personajes. También tenemos la transmisión oral, por ejemplo, la de Tarrastrás que nos dice que hubo una tal María Palos y que en algunas de las primeras representaciones teatrales en el palenque, en tiempos atrás se representaba algo de esa figura. Una figura que hoy sería muy actual. Una mujer joven, María del Olvido, que llegó hacia el 1874 a Hospital de Órbigo y que posiblemente viniese haciendo el Camino a Santiago. Se dice que al llegar, quizá por el enamoramiento por el Puente, por el río, o por sus gentes tomó la decisión de quedarse aquí por una temporada. Así lo han ido atestiguando las gentes de generación en generación y se ha seguido dando por bueno este hecho que dejó tan buenos recuerdos y que hoy todavía se sigue contando ese recuerdo. Sería buen momento para repensar y no dejar pasar la oportunidad de que María Palos vuelva a pisar el Puente. María del Olvido Sádaba, navarrica, de San Adrián, localidad cerca de Calahorra (fiesta histórica Mercaforum). Se dice que era hija de una familia de labradores, pero más bien de clase media. Creo que ahora comienza lo más interesante y actual, era una adolescente tal y como son y deben ser los adolescentes un poco, bastante, rebeldes. De esas pocas mujeres que en el siglo XIX era capaz de revelarse contra la sociedad, contra lo convenido y lo establecido, decidiendo coger su camino y no seguir el que le había marcado su familia. La habían “encerrado” en un convento de monjas a sus quince años por ser una chica precoz y muy enamoradiza. No le gustaba ser una religiosa contemplativa y en el convento se dedicó a leer sobre plantas medicinales y medicina natural. Cuando alcanzó la mayoría de edad, veinticinco años, abandona el convento y toma la determinación de peregrinar a Santiago de Compostela. En ese propósito también coincidía con el caballero que estaba en prisión de amor por su dama: el del amor platónico. Comienza el camino en Santo Domingo de la Calzada. Una mujer joven y sola que emprende un camino en época de guerras en aquel tiempo donde había bandolerismo, al menos podemos decir de su valentía. Se cuenta que en cada etapa que realiza se da cuenta de la dificultad del camino cuando se encuentra con peregrinos con sus pies llenos de llagas. Hoy Pelingo, como miembro de protección civil, coge su bicicleta y va dando información y ayuda a los peregrinos de nuestros días, aunque seguramente no traigan un calzado como los peregrinos que atendía María Palos, dicho de paso es el único de Protección Civil que le veo hacer esa labor (también es verdad que no hay foto). Creo que en los tiempos de María Palos tampoco había fotos. Ella era conocedora de las plantas medicinales, sabe bien sus cualidades curativas y los métodos de cómo aplicarlas. Al llegar al Puente paso obligado de peregrinos en dirección a Santiago, el día 4 de julio de 1874 llega a Hospital de Órbigo. En su caminar había pasado muchas dificultades. Se dice que le agradó tanto el lugar que decidió quedarse aquí durante unos días y ayudar a los peregrinos. Muy bien debió encontrarse María del Olvido en el pueblo porque su estancia se prolongó durante cinco años. Casi sin medios económicos y para no ocupar un sitio en el hospital decide instalar su casa y vivir, en uno de los arcos pequeños del puente romano, el más orientado al sur. Dicen que los lugareños la veían caminar todos los días entre las choperas con un haz de leña sobre las espaldas para hacer el fuego: esta estampa diaria fue la que dio el nombre de María Palos y por este apodo se le conoció y se conoce hoy en día. Se cuenta que los inicios fueron duros porque una mujer sola y que además se dedicaba a recoger plantas y a hacer pócimas y ungüentos la trataban de proscrita, cuando no de bruja. Lo que aprendió leyendo por su cuenta en el tiempo de clausura le sirvió para recoger plantas medicinales en la margen del río para preparar sus pócimas para sanar a los peregrinos. También ayudo a mucha gente del pueblo a la que se acabó ganando por su tesón y simpatía y, quizás por los medios escasos de atención médica. Sigue viviendo de lo que le aportan los peregrinos por sus atenciones y de la caridad de los vecinos del pueblo. Y se dice, que todo lo hacía para mejor servir a Dios y a su fe cristiana. Seguro que si le decimos al párroco que a ver si empezamos el proceso de canonización, diría que eso es brujería, salvo que llegue directamente al Papa Francisco, que si le llega la misiva, probablemente lo haría si lo dejaran. Desde luego que tenga de verdad histórica la que tenga, personalmente, y simplemente porque estamos en la antesala de San Juan creo que sería, mucho mejor pregonera de las fiestas que el párroco del pueblo. Claro que el párroco del pueblo no tiene nada que ver con la brujería. Un recuerdo muy especial para Ángel de la Torre, tesorero del CIT Órbigo, y que además a nivel particular, creo, sin duda alguna, el mayor impulsor de esta fiesta en todos, y repito en todos los aspectos de la fiesta.