miércoles. 10.08.2022

Aborto, eutanasia...

"El tribunal supremo deroga el derecho al aborto en EEUU" y "El parlamento de Polonia rechaza el proyecto de ley para legalizar el aborto" Cuando unas niñatas se creen con derecho a crear leyes para matar (aborto sin causa justa y eutanasia por estorbo de débiles y ancianos) la sociedad no avanza, retrocede. Se quiere confeccionar un mundo de perfectos, sanos, jóvenes, guapos, listos e inteligentes; sobrando sus antónimos. Un mundo irreal, injusto e insensible. Aquí se morirá todo hijo de vecino, tenga lo que tenga, o sea lo que sea, todos nos iremos ¿por qué impedir y dejar de ayudar a los menos capaces? Ese sería un motivo de enorme orgullo para sentirnos realizados e irnos con el deber cumplido. Aquí llegará también llegará quien logre derogar leyes que amparan el asesinato y el envenenamiento. Y aprovechando la ocasión, también leyes discriminatorias de verdades absolutas. A ustedes se les acaba su tiempo de destrucción de valores intrínsecos de una sociedad que se precie. Tanto el aborto como la eutanasia, deben estar sujetos estrictamente a casos extremos y de mucha gravedad. Hacerlo extensible a un sinfín de supuestos y de decisiones personales, es un crimen encubierto. Nadie es dueño de la vida de los demás, ni de la suya propia cuando tiene que implicar a otros en ello.