jueves 22/4/21

Insulto racista en el futbol e incongruencia de Podemos

¿Cuándo algo es insulto, o es libertad de expresión para estos imberbes de Podemos?

De los mismos que defienden al rapero por insultar, hacer apologías al terrorismo, amenazas de muerte... diciendo que todo ello es libertad de expresión; ahora y siempre aprovecharan su incoherencia para seguir convirtiendo la sociedad en un contrasentido permanente. Resulta que, ya antes habían catalogado el piropo como un delito de acoso, pero el rapero es un santo del cielo, que todo lo que diga y escriba es bendición podemita.

Ellos no necesitan jueces, o los fabricarían a medida, mientras tanto, la justicia la aplicarían ellos directamente, ya la ley de violencia de género que ellos defienden y quieren endurecer, deja patente una asincronía penal ante la ley ¿Dónde dejen la presunción de incendia dando por hecho que, una denuncia es santo y seña?

También aprovecharon el circo de una cadena de televisión que tiene a bien explayar las miserias humanas y las intimidades, les vale todo con tal de tener audiencia. Pues en ese plató convertido en tribunal de justicia patético con máquina de la verdad incluida, se dicen, critican, denuncia y se airean privacidades consentidas por ambas partes, allí todos sacan tajada de las vergüenzas ajenas y personales. Pues no le faltó tiempo a Irene montero para sumarse a una escena que todos saben y no quiero repetir para no sumar carnaza a este programa. ¿Puede una ministra tener tan poca personalidad y responsabilidad?

Ahora les toca de nuevo otra contradicción más en su línea, igual les da que no existan pruebas, el jugador del Cádiz ha negado insultos racistas a Diakhaby, (además, quien ha jugado al futbol sabe lo que se dicen entre bambalinas los futbolistas, todo ello se queda en el campo, incluso insultos infinitamente peores) pero a ellos les da igual, aprovechan todo, quieren una sociedad puritana, pero a su estilo, ya que, para otras cosas, incomprensiblemente es libertad de expresión.

Que conste que estoy en contra de todo atisbo de racismo y violencia de todo tipo. Pero cuidado: el puritanismo melindroso es muy peligroso.

Sin ninguna prueba, los más destacados de Podemos han atacado a ese jugador del Cádiz. Pablo Iglesias, candidato a la comunidad de Madrid fue de los más contundentes: “No podemos aceptar insultos y agresiones racistas ni en el deporte, ni en la calle, ni en los medios de comunicación. Y ya está bien del blanqueamiento cómplice de los que dicen “ni nazis, ni judíos, ni fascistas ni antifascistas”. Toda nuestra solidaridad con Diakhaby”.

Como pueden observar, es imposibles tragar tanta incongruencia.