martes. 28.06.2022

Mucha permisividad con la violencia callejera

No se puede desligar la violencia por sectores, por género o circunstancia, los violentos actuarán de igual forma allá donde estén, son los mismos energúmenos y energúmenas. Vimos estos días peleas entre cobardes del género masculino, pero también entre violentas féminas. El gobierno debe legislar para acabar con esa violencia cobarde de grupos y manadas ¿Qué educación les dimos? Antes se peleaban uno contra uno, ahora los cobardes van en grupos. No se puede ser más miserable y traidor. Es igual, proliferan en Bilbao, León, Valencia, Oviedo... Donde fuera nos encontramos con cuadrillas de degenerados, que igual patean, usan navajas, que violan. Debemos actuar rápido, sin demora, hay que acabar con esa violencia descontrolada. Hemos perdido de vista que violencia no sólo es la de género (que también) hay que endurecer las penas, fuertes condenas y ser contundentes contra estos miserables. Igual les da (por mucho que digan las feministas) pegar a otro hombre, que violar a mujeres o menores. No querrán reconocerlo, pero esa ley del menor (repito) hizo mucho daño en la educación de nuestros niños y adolescentes, restó autoridad a padres, profesores y mayores, ahora no respetan a nadie. Ahí lo tienen, un cachete les traería traumas, ya ven, ahora son ellos quienes atemorizan a todos, fuimos muy permisivos con ellos, sin disciplina, sin esfuerzo y sin castigo no se educa en condiciones. O los paramos ¡Ya! o nos complicará la vida a todos los demás.