miércoles 25/5/22

Saber perdonarse así mismo.

Saber perdonarse a uno mismo, esa es la fuente de la felicidad. Somos imperfectos, todos cometemos errores y despropósitos de los que avergonzarnos a lo largo de nuestra vida. Si no sabemos perdonarnos a nosotros mismos, seremos pasto de una conciencia implacable. Quien no sabe perdonarse así mismo, no perdonará a los demás. Perdonarse y perdonar es huir del remordimiento, la culpabilidad, del odio, la envidia y el rencor. Sean felices sin demora.