domingo. 05.02.2023

Ponfeblino, el cuento de nunca acabar

El Ponfeblino o el cuento de nunca acabar, solo hay que ver lo que costó la chapa y pintura de la PV9 (200.00€ del 2013) para darse cuenta de que los cuatro millones de euros que el Consorcio ha solicitado a Europa alcanzarían para poco más, sobre todo con esta última ocurrencia del hidrógeno verde, a sabiendas de que Alemania ha desistido del uso de un moderno tren de hidrógeno (infobae, 8 de enero de 2023) después de cuatro años de investigación y pruebas. La adaptación de la máquina a hidrógeno supondría una inversión que superaría con creces lo solicitado a Europa y solo valdría para tirar el dinero y ampliar el despilfarro al que nos tiene acostumbrados el Consorcio del Ponfeblino. Recordarán ustedes las declaraciones de la presidenta, " con un millón ponemos el Ponfeblino en marcha", más tarde eran tres y ahora se piden cuatro, la realidad es que hay que hacer la vía de nuevo y eso, teniendo en cuenta las cifras que conocemos del ramal del polígono de Villadangos, 3,5KM cuestan 21,4 M€ ,( Diario de León, 15 de octubre 2019) , los 60 Km de la vía del Ponfeblino costarían (25,4 M€ / 3,5 Km) x 60 Km = 435 M€ solo para la vía, sin tener en cuenta el material móvil. No se que cifras manejarán los "expertos" del Ponfeblino, pero ahí va una cifra sacada de un referente cercano y creo que extrapolable dado que para poner en marcha la ocurrencia en condiciones de seguridad para transportar personas sería necesario, además de cambiar la vía, revisar todos los viaductos, túneles taludes etc. Otra cortina de humo más para justificar lo injustificable, el despilfarro de dinero del que , por si fuera poco, el Consorcio no da ninguna explicación. Insisto la única solución viable para el tramo Ponferrada - Villablino sería una vía verde que vertebraría los pueblos del trazado y permitiría, como en tantos otros casos que han optado por esta sostenible solución, el turismo activo durante los 365 días del año, frente a los 20 días al año que circularía la quimera. Eso si con la Via verde, los políticos no podrían montar ningún chiringuito.