domingo 28/2/21

¿Este PP es el PP?

Tras las recientes manifestaciones del señor Casado, que, por cierto, siguen siendo muy poco afortunadas, como casi todas de un tiempo a esta parte y donde parece querer desligarse de un PP de corruptos, anterior al que él preside, han sido tan desafortunadas como escasamente rentables, si esto último es lo que pretendía de cara a las elecciones catalanas.

No está de moda el abdicar del pasado, ni de “la familia” que se tiene, porque, además de estar mal visto, no es cierto que en el PP anterior ni en la AP original, se haya incurrido en causas por las cuales debamos avergonzarnos quienes en el militamos, y menos pedir perdón, como partido, tal y como ahora lo propugna el presidente de Galicia.

Poner en duda la honestidad del mismo desde su fundación es, como poco, una injusticia histórica que no resiste un mínimo de rigor. Desde don Manuel Fraga hasta hoy, puede presumir el Partido Popular de ser uno de los partidos más honrados del panorama político español desde 1972. Y es que, en este partido, no hubo ni que “echar cal sobre nada”, ni tampoco hemos “robado” dinero público destinado a parados. Son otros los que han utilizado las “cloacas del Estado”; además de derrochar de la forma más inmoral el dinero público, condonado préstamos a partidos políticos, vendido las expropiaciones, como las de Rumasa, a precio de saldo, a los amigos latinoamericanos y un largo etcétera que ha sido recogido en varios libros al respecto. Todo eso, precedido –cómo no– de una campaña bajo el falso eslogan de 100 años de honradez. ¿Han pedido perdón, o asumido sus errores, señor Feijóo?

Ya le digo yo que no. No solo no lo han pedido, sino que acompañaron a sus ministros hasta las mismas puertas del presidio, como si de inocentes condenados se tratara. Pero a esto no sabe –o no quiere– referirse el presidente de este “nuevo PP”. Eso sería crispar; y, claro, en eso hay que ser moderados, y poner la “otra mejilla” o cuantas fueran menester. Eso sí: en política más socialdemócratas que centristas y más progresistas que conservadores, como si esto último, no fuera la base programática de aquel PP-AP al que parece referirse el señor Casado como el “otro”. Es decir: al corrupto, al viejo, y caduco PP, del que parece sonrojarse. Pues sepa el ya amortizado presidente de “los genoveses”, que, si muchos ya hemos cambiado de “urna”, solo se debe al abandono de los principios fundacionales, y a la rendición ante los herederos de la calle Ferraz, por nada, y si a costa de quienes hemos defendido al “otro” PP que al parecer ya no existe.

Siga usted, señor Casado, de la mano del señor Feijóo, que juntos no saldrán nunca del Gobierno gallego, pues los que ahora ostentan en Madrid, Murcia o Andalucía no son producto de sus políticas anticrispación o aquellas en la que su punto de mira está enfocado contra quienes les han otorgado el Gobierno, y que han sido militantes –eso sí– del “otro” PP. Por eso se fueron, por eso nos fuimos, por eso se fundó otro partido y por eso se irán cada vez más de este nuevo Partido Popular.
Por JOSÉ MARÍA BABOT VIZCAÍNO,
23/02/2021 12:59 h.