sábado. 04.02.2023

El consumo responsable

Señores publicistas dejen de bombardearnos con tantos señuelos provocativos, los consumidores no tenemos tantos recursos para soportar los reclamos tan sugestivos y envenenados que lanzan. Cuando se termina el verano nos atosigan con la lotería de Navidad y cuando se aproximan las navidades las campañas publicitarias tocan a arrebato, para despertar a las inocentes víctimas. Nos inundan con colonias, corbatas, juguetes…Ya no se conforman con nuestros héroes navideños, ahora se importan de otros lugares y vienen antes para pillarnos con los bolsos llenos. Empiezan con el Viernes Negro, el Black Friday, que ya de por sí con este nombre alguna pista nos dice. Se inaugura la temporada de compras de navidad con significativas rebajas en muchas tiendas minoristas y grandes almacenes; a continuación nos asalta por la chimenea un gordinflón, venido de tierras heladas, para dejarnos temblando y con la cartera casi vacía. Lo poco que nos queda, que también estos se lo merecen, y es una pena que no sean los primeros, se lo llevarán nuestros Reyes Magos que vienen de la mano con la lotería del Niño. Como colofón queda subir la cuesta de enero, empañada por las rebajas para seguir tirando de crédito, y para empeñarnos el resto del año. Y, como en el juego, siempre terminan con el mismo argumento, disfrazado de una ética trasnochada: «Hagan un consumo responsable». «Jueguen de forma responsable». Pero eso al final, que es muy finolis y queda muy bien para lavar la conciencia, cuando todo el mundo se ha mentalizado a gastar hasta lo que no tiene. Señores responsables dejen de estimular tanto el consumo con sus agresivas campañas y sus luces alucinantes que la economía no da para tanto.