domingo. 05.02.2023

Cortinas de humo

¿Tiene frío señor presidente? Y sus compinches, en esta unión nacida con fórceps, ¿están cómodos en sus sillones? ¡Cuánta farsa! Estamos asistiendo a un espectáculo de embaucadores endomingados, como si se tratase de una competición de burradas; con perdón a los burros, que el peor de ellos es más listo que estos ejemplares que se ufanan solo en decir tonterías, alardeando de su tamaño, sin hacer nada de provecho a cambio. Unos se ocupan, con especial empeño, como si la vida les fuera en ello, en dejar libres a los corruptos y a los violadores; otros en elevar a categoría de persona a ciertos animales de compañía, que al paso que llevamos tendremos que dejarles un hueco en nuestro lecho; otros se entretienen en refundirse para aclarar, de una vez por todas, quien manda en esa casa, muy al estilo de los hermanos Marx; otros se enfrascan en ser los salvadores de la vida futura, alegando designios divinos en su cruzada mesiánica; otros discutiendo sobre el sexo de los ángeles y, si llega el caso, poder cambiarse de nombre; otros desmantelando la cuenca minera, dejando a miles de trabajadores en la cuneta y a las gentes de estos pueblos con el culo al aire, esgrimiendo en su pancarta la salud de la Tierra ¡Qué fácil es dar consejos, proclamando la salvación del Planeta, cuando uno tiene el garbanzo asegurado! Todos, sin excepción, para remarcar la afirmación, andan buscando la cuadratura del círculo y, de paso, enseñar la patita con el mayor descaro. Pero ninguno de ellos pone remedio a la tragedia que están padeciendo muchos hogares en este insolidario Mundo.