domingo 28/2/21

Buenos médicos y mejores personas

Leo con tristeza el artículo publicado en Diario de León en el que residentes de distintos años se quejan de su situación por el covid, porque "no les apetece" estar en unidades covid, porque les perjudican los cambios en su formación, porque "tienen miedo" de contagiarse... Son el futuro de la medicina, y, los que así se expresan (estoy segura de que hay muchos más que no piensan así) me dan mucho que pensar. Si a un médico, con juramento hipocrático de por medio, "no le apetece" estar en una unidad covid, que piense por qué es médico, y si a los pacientes con covid que no vuelven a ver a sus familias "les apetece" morir de covid. Si el covid da una vuelta a sus vidas y su formación se modifica, podrían pensar que están viviendo una etapa fundamental en su formación, porque todos, pero los médicos los primeros, están aprendiendo a marchas forzadas cómo luchar contra el covid. Si "tienen miedo" al contagio, con veinticinco años, que aprendan de los que tienen veinticinco años de servicio, que se dejan la piel en la atención a los enfermos covid, en la organización de los recursos, en la gestión hospitalaria, y que, además de su trabajo y de su peligro, real, de contagio, tienen ahora que aguantar que se levanten en armas los "pobrecitos MIR" , a los que no "les apetece" estar en una unidad covid. Yo no soy médico, pero por circunstancias me toca ir a menudo a centros hospitalarios. Me he encontrado con médicos estupendos, y con otros manifiestamente mejorables, pero lo que siempre he valorado, por encima de su conocimiento médico, ha sido el trato y la humanidad. Y es que, para ser un buen médico, lo primero que hay que ser es una buena persona, en hospitales y en centros de salud. Por mi parte, gracias Mado, Susana, Carlos, Begoña... y tantos más. Y adelante!.
Por JOSÉ MARÍA BABOT VIZCAÍNO,
23/02/2021 12:59 h.